El corazón en cabestrillo

Son tres días los que llevo sin recibir “noticias” tuyas. Soy consciente de que tu trabajo te tiene absorto. Imagino también que vagarán alrededor de él sentimientos encontrados y de desazón por configurarte como no eres y cubrirte con la máscara que tienes que portar de forma habitual, pero no te descorazones por favor. Tu tristeza también llega a mi corazón y lo hiere. Lo mantiene así en cabestrillo sin posibilidad de moverse a gusto y con libertad.

No puedo hacer nada más que lo que hago. No me dejas otra posibilidad y sufro por ello. Quiero que seas feliz pero tu cabeza no hace nada más que darle mil vueltas a lo ya conocido. Será por eso que el mal humor se instala en todo lo que te rodea lastimando cosas y personas que nada tienen que ver.

Espero leerte esta tarde, lo que significaría que llegaste a ese ansiado descanso. Yo no te diré nada hasta que tú lo desees. No me gusta agobiar. Sería egoísta por mi parte y yo no lo soy. Te quiero dar lo mejor de mí aunque las circunstancias de hacerlo personalmente no lleguen jamás.

Mientras, estaré aquí como casi siempre.

Un beso enorme en primavera.

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s