Un puñado de arena

La tarde declina y estoy contemplando el bello atardecer. El sol es un disco rojo al final del horizonte. Desearía besarte con pasión y miedo a la vez. Miedo por todo lo que me es desconocido y el arrebato por todo aquello que llevo mucho tiempo imaginando.

Después vendrá el silencio, lo sé. Con la mirada perdida he cogido un puñado de arena. Por mucho que intento apretar mis manos, los finísimos granos se me escapan de entre los dedos. Al final la palma de mi mano se queda vacía.

Y el momento es como esa arena que resbala sin yo querer. Termina por desaparecer. Nada se puede atrapar para siempre ni tan siquiera para sólo cinco minutos.  A lo lejos el rumor de las olas sigue con su monotonía cansina. El agua baña mis pies y mis pisadas de vuelta a casa terminan por desaparecer.

Ni siquiera la vida es posible atraparla, mas tarde o mas temprano desaparece aunque quede algún grano suelto que nos diga que algo o alguien nos conquistó en algún momento para siempre.

No te asustes. No pretendo atraparte. Es solo que siento tanto a….. por ti que a veces aprieto demasiado con el solo fin de que ese puñado de arena tarde infinito en escapar de mi mano.

Un beso.

Buenas noches

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s