Una carta con destino equivocado

Querido amigo:

Quisiera que esta carta fuese más corta que nunca y sobre todo mas concisa y clara para que me quitaras el calificativo de barroca, exhibicionista estúpida, poco clara y torpe en el lenguaje coloquial. No sé si lo conseguiré porque deseo decirte muchas cosas, pero no para justificarme de nada, tal vez me haga bien “contarlo” aunque no me guste hablar de mí y sobre todo si es para “celebrar” alguna de mis pocas cualidades, porque defectos tengo muchos, como todos, pero algunas veces me hieres de verdad.

Es muy difícil exponer por aquí el carácter y la forma de ser de una persona sobre todo si partes de no conocerla personalmente, pero es lo que hay, lo sé.

Puede ser que la imagen que yo proyecto de mi a través de mis escritos o de las pocas conversaciones que hemos tenido, no sea la correcta pero no sé hacerlo de otra manera. Créeme que lo siento, no por mi, sino porque no se ajusta a la verdad.

Las personas actuamos conforme a los valores y principios que nos han inculcado y también a las circunstancias que han rodeado nuestra vida.

De mi padre he heredado la valentía, la honestidad y la humildad. Lástima que lo perdiese tan joven.

Así nunca me ha gustado figurar ni exhibirme en nada ni por nada. He querido quedar siempre en un segundo plano, creo es el sitio mejor, te permite ser más tú. Me ha pasado en mi vida laboral y en el plano privado. Me he relacionado con todo tipo de gente y nadie hasta ahora me ha tachado de “exhibicionista”. Quizás haya sido al revés por no saber potenciar mis cualidades, pocas pero algunas.

Me dirás que hay otra vida, cierto. Me dirás que existen otras cosas para encauzar tu destino, cierto. Me dirás que no debo quejarme cuando hay cosas peores alrededor, cierto. Me dirás que se puede también ser feliz de otra manera, cierto. Me puedes decir muchas cosas y siempre llevarás razón.

A veces el escribir como lo hago, que es la única forma en que se hacerlo, no es ni mas ni menos que mi forma de “hablar” con alguien a quien creo considerar como un buen amigo, pero la escritura no siempre te identifica bien, hacen falta las palabras dichas cara a cara y sobre todo los ojos. Los míos creo que son limpios y nunca han mentido.

Perdóname, creo me he extendido mas de lo que deseaba, pero tus palabras calificándome de algo que no creo ser, me duelen.

Admito que no te parezca bien lo que escribo, lo respeto, no lo haré más por el medio habitual, pero de ahí a que cada vez que cruzamos una poquísimas palabras me digas lo que no soy me hiere en el fondo de mi corazón que ya anda algo gastado.

Perdona de nuevo, creo que te he dado muchas explicaciones que no me has pedido.

Esta carta, con alguna censura claro, iba a ser enviada como tengo por costumbre, pero he decidido no hacerlo…de momento. Tal vez algún día…los contaré a ver cuantos soy capaz de estar “sin verte”.

Buenas noches con un beso arrastrado como siempre.

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una carta con destino equivocado

  1. Oscar dijo:

    Tú sabes bien cómo eres. Los que te conocen también. Que los comentarios de los demás no te afecten. Aunque entiendo que duelan si vienen de la persona a la que amas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s