El desprotegido corazón 

¡Hola mi querido amigo!

Dicen, los que de esto entienden, que el corazón de la mujer es bastante frágil, en contra de la creencia que hasta ahora se tenía. Sobre todo a determinada edad. Tal vez porque amamos con intensidad, lo que no quiere decir que el del hombre lo sea menos. Somos diferentes hasta en eso.

En multitud de ocasiones me echo la mano a mi pecho, como queriendo calmar el órgano que nos hace vivir, padecer, amar y que llegado su momento también nos aleja del sufrimiento.

Hace tiempo que mi corazón está “enfermo”. Las mujeres estamos ausentes en los ensayos clínicos sobre enfermedades cardiovasculares. ¡Lástima! Así no hay terapia que funcione.

Muero un poco cada día y al mismo tiempo amo más a cada momento que pasa y no se por qué. Buena proporción que no sé adónde me lleva.

Me balanceo en los límites de lo inverosímil, atándome y desatándome para intentar no caerme. Suelo merodear por la sutil línea que bordea el amor infinito para no romper mi corazón en mil pedazos, pero soy consciente de que el motor que mueve la vida siempre moverá también al mundo.

Nunca sabrás hasta qué punto ese órgano que imagino a veces has tenido muy cerca, ha latido por ti.

Un beso en una tarde tediosa y calurosa de verano.

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s