Nubarrones de primavera

image

Aquella tarde ya había sentido el gélido aire del atardecer acariciar mi rostro como cuchillas. La cabeza próxima a estallar. Solo deseaba descansar…aquietar la inquietud de unos días convulsos y sobre todo dormir. Sentía frío, mucho frío.

Hace días que te escribí la última, pero he perdido la noción del tiempo. A veces las palabras se sueñan y me ha podido ocurrir. El barco de mi vida ha debido naufragar allí por donde las ventanas encajan, en ese marco lleno de polvo y migajas de vida. Imponderables lo llaman.

Y no sé si describirme con imágenes o alucinaciones. Mientras te buscaba y me encontraba, oía ruidos, zumbidos, gorjeos lejanos y voces apagadas sin saber su origen.

Debo seguir el rastro de mi misma y dejarme envolver de nuevo por imágenes de gaviotas, de arena, de olas, de primavera, de vida, de esperanza. Volver a creer en cualquier paisaje y no lo digo porque crea como Amiel que “el paisaje es un estado del alma”, no.

Pero me siguen doliendo muchas cosas inexplicables, tú entre otras, sigues sin querer asomarte a mi tiempo oxidado, pero ya tengo asumida la idea de que tu y yo somos seres impersonales que solo existimos en huecos diferentes de nosotros mismos.

Hoy ya tengo conciencia del cielo aunque lleve unos días que no lo mire porque ha habido nubes como madejas descoloridas, que no me dejaban mirar hacia arriba. Y la felicidad no está solo allá, también acá, en nosotros que somos el vehículo perfecto para conducirla.

Feliz domingo.

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Nubarrones de primavera

  1. Awilda Castillo dijo:

    Tienes razón “Mar” la felicidad no solo está allá, sino en tu misma. Los nubarrones aon necesarios en nuestra vida, pero él viento laa arrastra y deja el cielo limpio. Días convulsos preceden la calma. Ya olvidaste la ultima entrega que hiciste para el… quizas todavia no era la última. Lo bueno es que sigues en tu expresión. Aqui seguimos aunque haya nubarrones de primavera.
    Abrazo querida “Mar”

    Le gusta a 2 personas

  2. etarrago dijo:

    Un precioso lamento, amiga Mar. Cuanto desconsuelo y cuanta razón a la vez, desprende tu carta de hoy. Cerrar los ojos para abrazar las gaviotas o para crear nuestro propio paisaje … un don querida mía … y tú lo tienes.
    La felicidad acá y allá …
    Un abrazo, amiga mía … un fuerte abrazo

    Me gusta

    • Llevo días inmersa en un paisaje gris, un cuadro impresionista que llora, que no veo nítido por lado alguno. Las palabras se me resbalan de los dedos. Intento no pisarlas, pero caen, se mojan, lloran. Yo también, pero algunos como tú sí que están. Maravilla de la tecnología que nos facilita esa “imprescindible” mano amiga. Gracias.

      Le gusta a 1 persona

      • etarrago dijo:

        Ánimo, amiga Mar. A mi me sucede a menudo y cuando ese paisaje es tan gris como el que tú nos pintas hoy, lo que hago es ponerme a leer a Benedetti …

        No te rindas, aún estás a tiempo
        De alcanzar y comenzar de nuevo,
        Aceptar tus sombras,
        Enterrar tus miedos,
        Liberar el lastre,
        Retomar el vuelo.
        No te rindas que la vida es eso,
        Continuar el viaje,
        Perseguir tus sueños,
        Destrabar el tiempo,
        Correr los escombros,
        Y destapar el cielo.
        No te rindas, por favor no cedas,
        Aunque el frío queme,
        Aunque el miedo muerda,
        Aunque el sol se esconda,
        Y se calle el viento,
        Aún hay fuego en tu alma
        Aún hay vida en tus sueños.
        Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
        Porque lo has querido y porque te quiero
        Porque existe el vino y el amor, es cierto.
        Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
        Abrir las puertas,
        Quitar los cerrojos,
        Abandonar las murallas que te protegieron,
        Vivir la vida y aceptar el reto,
        Recuperar la risa,
        Ensayar un canto,
        Bajar la guardia y extender las manos
        Desplegar las alas
        E intentar de nuevo,
        Celebrar la vida y retomar los cielos.
        No te rindas, por favor no cedas,
        Aunque el frío queme,
        Aunque el miedo muerda,
        Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
        Aún hay fuego en tu alma,
        Aún hay vida en tus sueños
        Porque cada día es un comienzo nuevo,
        Porque esta es la hora y el mejor momento.
        Porque no estás solo, porque yo te quiero.

        Mario Benedetti

        Me gusta

      • Maravilla cada vez que lo leo. En ello estoy y en ello creo. Mil gracias. Buen día.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s