Mis queridos fantasmas

image


Siempre me gustaron las películas de suspense y miedo. Será por eso que últimamente me persiguen fantasmas. No muchos, pero algunos. Debo ejercer una especial atracción para ellos. Sin embargo los tiempos han cambiado y ya no son lo que eran. Se han vuelto muy desconfiados y eso que yo me dejo querer.

Solo uno de ellos se ha dejado ver. Insistió bastante. La curiosidad por bucear en lo desconocido me atrapó sin saber por qué. Al final, como muchas cosas, resultó que solo tenía fachada y una vez despojado de su característica vestimenta, la chapa y pintura ocultaban un motor bastante trucado.

Hay otros tres que merodean por ahí y no acierto adivinar dónde se ubican. Pueden estar en la terraza porque hay noches que percibo pasos sobre el techo de mi dormitorio, otras que no consigo discernir si los ligeros temblores del suelo que provienen del sótano son sus pasos o avisos sísmicos, algo a lo que estamos acostumbrados. No sé. Lo cierto es que están, pero no quieren dejarse ver. Deben ser algo tímidos o bien que yo no les inspire suficiente confianza.

A uno le gusta el juego. Aparece a hora fija y cuando estoy a punto de descubrirle desaparece de mi georradar, no dando tiempo a que ubique su situación exacta. Así no hay manera.

Hay otro que, amparándose en los entresijos de su extensa prosa, no necesita escondrijo alguno. Se pasea a cualquier hora del día o de la noche por delante de casa. Toca la pequeña campana que hay a la entrada del jardín, pero cuando acudo allí ya no está, pero eso sí, siempre me deja un mensaje escrito entre las rejas de la verja. Nada comprometedor. Siempre caballeroso, educado y bastante poeta.

Y el cuarto me tiene fascinada. Yo a él, a juzgar por los hechos, no. Él a mí me quita el sueño ya de por sí bastante precario.

Yo los quiero a los cuatro. Ellos sin ser conscientes de lo que hacen, dan a mi vida ese toque de locura y fantasía que me sirve para sobrevivir. Y lo más real de todo es que no me son del todo desconocidos, tienen nombre y apellidos.

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mis queridos fantasmas

  1. mariana dijo:

    me gustan tus fantasmas,cada uno con su faceta particular y lo mas lindo q todos tienen algo en comun…quieren acompañarte y tu a ellos

    Me gusta

    • Están sin estar. Significan mucho para mí y una vez más no expreso nada más que lo que siento con ayuda por supuesto de la metáfora. Buenas noches.

      Me gusta

      • mariana dijo:

        si…cada texto que leo me queda una sensación de pobre al hacer un comentario porque tienes tanta magia y es tan tuya q cualquier pensamiento desde afuera queda corto y aunque lo lea una y otra vez como todos tus escritos siempre hay algo nuevo que atrapa… tu imaginación es fantástica! gracias..que pases una linda noche Mar. besos

        Le gusta a 1 persona

  2. Junior dijo:

    Nunca le tuve miedo a los fantasmas, es más, seguro que se vendrían conmigo. Me gusto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s