Ese camino, esos árboles

img_2932

Mi vista tropieza con casi todo. Quiero notar que mis ojos contienen plomo o algo parecido y ante la posibilidad de que los paisajes se me vuelvan invisibles, decido acelerar y que ninguno se me quede atrás.

Tengo la sensación extraña de que en mi recorrido han desaparecido árboles, de que muchos han podido ser talados o sustituidos por otros diferentes, pero el camino es el mismo, el que siempre ha estado ahí. Y no vale la pena que añore lo que dejé atrás. No vale la pena,  porque si bien hay muchos rincones que me gustaría volver a  visitar con el ánimo de recordar, el trayecto es solo de ida.

Y ha llegado alguien con un regalo bajo el brazo; unas gafas de realidad virtual. Insiste en que me las coloque, haciendo cierta la frase aquella de que se conoce mejor a quien se  desconoce. Deseo darles un uso adecuado y me informa que las lentes activas se sincronizan  con las imágenes superpuestas que tengo ahí delante, esas que llevo algún tiempo ignorando.

En las paredes oscuras de mis ojos voy percibiendo que la vida va apareciendo diferente. Y hasta  creo posible que con estas gafas vea más cielo, más estrellas e incluso lejanos paraísos, esos  que han estado presentes en muchos de mis sueños y que han distorsionado mi realidad.

Y sentir calor, y frío, y viento, y mojarme cuando llueva y no ir más lejos de lo que mi motor de de sí.

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Ese camino, esos árboles

  1. Junior dijo:

    Me encanta este camino. Feliz miercoles.

    Me gusta

  2. etarrago dijo:

    Reblogueó esto en Esas pequeñas cosasy comentado:
    Ay, querida ecdm, esas gafas no sé como son, pero yo, como tú, parecemos tenerlas adosadas a la piel, al alma y hasta en la misma imaginación. Bendito paseo … gracias

    Me gusta

    • Me las recomendó un amigo y no tuve más remedio que colocármelas, ya que percibía, cosa nada falsa, que últimamente en mis escritos rezumaba tristeza. Y como yo deseo ver siempre el lado positivo de la vida y el vaso medio lleno, no tuve más remedio que hacerle caso. Lucharé porque no se me caigan. Gracias querido amigo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Azul dijo:

    Me gusta ese camino y esos árboles, al mirar la imagen pensé en esos bancos antiguos de piedra,tan bellos,pero tan solos,me da la sensación que nadie se detiene a sentarse.

    Me gusta

    • Yo me he propuesto de ahora en adelante tirar siempre por ahí y no hacer caso de lo demás. Se ve todo mejor y tengo el convencimiento de que voy a ir acertada. Se trata sobre todo de ser feliz y nunca nunca hacer daño a nadie, ni tan siquiera a ti misma. Buen día y gracias por tu presencia siempre. Es posible que te espere al final de ese recodo a la derecha.

      Me gusta

  4. Azul dijo:

    Seria un placer coincidir y encontrarse en algun momento con personas como tu. Gracias Mar. Buen día…

    Me gusta

  5. Verácida dijo:

    Buen lugar para caminar, sí señor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s