El susurro de un instante

IMG_7064

No sé por qué traigo las palabras aquí cuando ellas casi siempre están en otro lado. Otra cosa es que se vean, sean oídas y por supuesto leídas. Es parte de mi conocimiento imperfecto.

Esta mañana he sacado unas pocas de ellas, eso sí seleccionadas con enorme cariño y las he colocado sobre las dunas de arena próximas a la playa. Había algo de bruma y una buena temperatura para que permanecieran allí, pero cuando he vuelto de un paseo relajante he visto que no estaban, habían desaparecido.

He mirado más abajo por si el viento, muy frecuente en esta zona, las hubiese dispersado unos metros más allá. Ni rastro. He hundido mis pisadas hasta donde el pie me dejaba, pero nada.

Ha sido culpa mía, no debiera haberlas depositado en un lugar tan inestable, tan poco seguro, la arena es así. Es la montaña pulverizada  o quizá el abismo. Y lo peor es que no hay capacidad de recuperarlas, no dejan huella.

Estas cosas ocurren con frecuencia. Es el extravío de lo esencial. Saber dónde colocas aquello que quieres, aquello que amas, aquello que significa algo para ti. Hasta mi llegan los susurros de las olas en donde esas dunas mueren ¿Serán las palabras perdidas? No…solo esperanzas vagas, deseos fútiles, sueños incontestables…

Me asomo a la ventana, me topo con la altiplanicie desde donde sigo divisando el mar y me viene el sonido de una bella canción de Serrat, que dice; “No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, nada más amado que lo que perdí. Perdóname si hoy busco en la arena, una luna llena, que arañaba el mar.”

 

Anuncios

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El susurro de un instante

  1. etarrago y etfreixes dijo:

    Reblogueó esto en Mi cajón de sastre-e – @etarragoy comentado:
    Cuan bellas letras, amiga Paz … buscaré yo también para ver si “hasta mi llegan los susurros de las olas en donde esas dunas mueren”.
    Un abrazo de lunes.

    Me gusta

  2. Tal y como lo escribo, literal. Las palabras desaparecen, visto y no visto. Y no sé por qué…o quizá sí. Llegan, saludan, las veo y cuando preguntas si se encuentran bien…se volatilizan. Tendré que averiguar si fueron engullidas por algún pez ortográfico.

    Me gusta

  3. Azul dijo:

    Es un placer empezar la semana así… leyendo un escrito que llega más allá… tiene un toque que solo tú sabes hacerlo mágico. Que hermosa canción de Serrat! Y la imagen no se queda atrás. Gracias Mar. Buen lunes!

    Me gusta

  4. Pingback: Máxima atención perversa: Estos son algunos de mis Blogs seguidos | Esas pequeñas cosas

  5. Ricardo Ruiz dijo:

    Hola, me gustó tu último artículo y me gusta tu web, por esto te nomié para los premios Liebster Award, espero que te animes a tomarlo. Te dejo el link para que puedas ver de que se trata si es que ya no lo conoces https://triphote.com/gane-premio-liebster-award/

    Le gusta a 1 persona

  6. MJBeristain dijo:

    Comparto de lleno tus palabras y me encanta la vista que capturas desde tu ventana. Un abrazo fuerte corazón.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s