El incrédulo y el tiempo lento

 

IMG_8407

Hay un mar de nubes a mis pies. Veo bandadas de pájaros que las traspasan tal vez huyendo del temporal. Podría ir viajando por encima de las nubes, pero no lo hago tan alto, solo un par de metros por encima de mi cabeza. Lo suficiente para soñar, mi mente siempre anda en otros universos, que más allá de lo que nos pasa hay aún muchos otros mundos fuera por descubrir. Yo creo en ellos y desearía desacreditar al que no lo hace, bien porque la vida se ha encargado de castigarle o por una naturaleza nada optimista en momentos puntuales.

Se dice que la incredulidad no es una emoción, sino un espíritu. Trata de que pensamos que una cosa no es como debiera ser. Cerca de mí puede haber quien se lamente porque los vándalos no se castiguen, llevándole como le han llevado a una situación límite, y aun así es capaz de pedir perdón en hechos que él considera injustos.

Es sentirse impotente por fuera y por dentro porque el alma recibe un disparo y el corazón queda herido para siempre. La esperanza se desmorona y los ánimos se desoyen sin llevarle a ningún lugar.

Pero se puede regresar a pesar de la mentira, a pesar del desánimo, a pesar del pesimismo paralizante, a pesar de todo, se puede, se debe volver. Y sin necesidad de pensamientos filosóficos. La solución es mucho más simple y más sencilla.

La fe y la esperanza perdidas pueden eliminar esa duda. Son mucho más cercanas, más eficaces muchas veces y a las que hay que hacer caso aunque cuesten.

Vaciar de momento la mente para poder escuchar canciones completas, leer libros con la tranquilidad que otorga el tiempo lento y esperar…solo esperar.

Y mientras, desinstalemos esa incredulidad terrenal que aquí tenemos por justicia, reparemos el ánimo perdido que podríamos definir como normal que casi siempre se retrasa y mucho, aunque parezca  que en ese diálogo de sordos solo nos escuchamos  nosotros mismos.

 

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a El incrédulo y el tiempo lento

  1. etarrago y etfreixes dijo:

    Incredulidad, emoción, espíritu, fe, esperanza … tiempo lento, esperar, solo esperar.
    Que bien manejas y combinas las palabras con los sentimientos, amiga Paz, esa forma de envolverlas es solo fruto de esa madura y noble alma que tienes en tu interior.
    Un abrazo amiga … de jueves, ya.

    Le gusta a 1 persona

    • Sabes, porque creo que me conoces, que es lo que siento, pero a veces tal vez se me quede en ese “borrador” que por aquí no se ve, lo que yo verdaderamente siento y que no logro transmitir del todo. Intento copiar de ti, pero no lo consigo o lo hago a medias. Un abrazo.

      Me gusta

  2. El primer paso hacia la filosofía es la incredulidad. Diderot.

    Le gusta a 1 persona

  3. EL INCREDULO Y ELTIEMPO LENTO.
    Ma. PazBarrunto lo que quieres decir. Juegas con varias ideas. La incredulidad, el tiempo, las ciscustancias de individuo… Pero de todo se puede salir, con fe y esperanza perdidas antes y luego recuperadas.Fe en Dios-aunque no lo digas expresamnete-y fe en uno mismo.
    Eres muy idealista y romántica, y aunque no escrivas versos tus relatos están impregnados de fantasía y poesia. FELICITACIONES.

    Le gusta a 1 persona

    • Yo siempre he confiado y lo sigo haciendo y desearía que aquellos a los que aprecio y quiero lo hagan también… una empatía que a veces me desborda porque no sé muy bien que hacer. Sigo confiando en ver el vaso siempre medio lleno … de lo contrario muchas cosas no tendrían sentido. Y fe toda aunque flaqueemos que dada nuestra condición de humanos es normal que se venga abajo también. Gracias Miguel y buenas noches. El tuyo último de diez. Me ha encantado.

      Me gusta

  4. ….aunque no escriBas versos

    Le gusta a 1 persona

  5. Stylheart dijo:

    Hola, Dicen que: la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve dándole un carácter firmemente creíble.
    ¿Puede que la fe sea una emoción espiritual? ¿Hay que abrir la puerta del espíritu divino así sin mas? ¿De verdad se puede llegar hasta aquí sin pruebas de uno mismo??

    Me quedo con el párrafo final ya que es donde necesita de una respuesta y quizás respongamos lo anterior. Demostremos que no hay que aprender a tener fe, se nace… llevas pegado para siempre ese parche que asegura un fuga de credibilidad.
    Ahora desearía que creyeras en lo siguiente:

    Si te escuchas a Ti misma escríbelo, no lo dejes al abandono… para mi sera el agua que arrastrara las herramientas esenciales de la vida… si vuelven esos ecos otra vez a resonar en tu interior vuélvelo a escribir… sera para mi ese cemento que fraguado con el agua podre construir bien alto y largo mi puente… si en ese fondo tan profundo del corazón el silencio se te convierte en un melodía… ESCRÍBELA entonando cada palabra… para mi será el sonido del motor de mi puente que empujara a girar colocándose exactamente hacia ese nuevo camino donde VOY A INVENTAR MI DESTINO Y HACIA DONDE SIEMPRE LO HE ENCAMINADO.

    Gracias! por todas esas herramientas, ya que mis sueños se hacen realidad por cada sensación que escrita ocupa un lugar en mi corazón y es esa creencia que lo hace mucho mas grande de lo que puedes imaginar…
    Y… Gracias por si puedes llegar a creerlo….
    Mi ultimo articulo (Tu aroma entre los silencios de mi alma) se puede apreciar perfectamente como se pueden variar la percepción real de nuestros ojos hacia nuestros gustos mas deseados.
    Entra! la puerta ya esta abierta, dejemos a la incredulidad en los corazones vacios.

    Me gusta

    • Pues seguramente me pongas a dudar y es cierto que en mi último párrafo lo atestiguo, si no creemos en nosotros mismos…¿cómo vamos a creer en los demás? Difícil, pero aun así no imposible.
      No es que abandone lo que creo y deseo es que no sé explicarlo con palabras y me gustaría porque cada vez suenan más golpes que me hacen dudar. No sé describirlos, ni los suyos que son bastante duros ni los míos que son todo lo contrario. No me salen, créeme. Y…¿sabes por qué? Porque hay algo enquistado que no sé lo que es. Y es raro en mí que creo conocerme como soy, pero no lo sé.
      Si tú sabes hacia donde encaminas tu destino eres un privilegiado. Yo no sé hacia dónde va el mío.. Y te creo si sientes la sensación de ir hacia dónde quieres. ¿Por qué no te voy a creer?
      Llevas razón hay corazones vacíos. Buenas noches

      Me gusta

  6. Azul dijo:

    Hola Mar. Me gusta muchísimo leerte. Si cada uno de nosotros tuviéramos la certeza de saber como y en que deberíamos creer para llegar a nuestro destino, sea cual fuere, seria lograr tener la verdad, tal vez algunos pocos ya la tienen… En definitiva cada cual sobrevive a éste mundo pasajero como puede o como quiere y yo creo que todos estamos en la misma porque percibimos, intuimos, llevamos dentro una chispa divina que sabe que somos todos seres de luz con una esencia espiritual pura esperando volver con fe y esperanza a nuestro lugar de origen.

    Me gusta

  7. Pingback: Dilema, morbo, Minogue, maquillaje terror, creyendo, tiempo lento, alargar, croqueta, mamá quiero ser artista … Cosas de mis seguidos | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s