Tiempo de gigantes

Hace algún tiempo en un día no muy lejano y en un lugar muy cerca de aquí te escribí esto:

Hoy no quiero que leas, ni veas, ni oigas, ni tampoco que escribas. Cierra los ojos, agudiza el oído, pon el corazón en marcha, memoriza todo cuanto te he dicho o escrito aquí o en cualquier otro lugar y siente… solo sien-te.

Te he dado mi corazón, él es el único que me inspira. Es auténtico y no te fallará jamás. Estará con el tuyo en una mirada, en un silencio, en un abrazo porque sé que ambos, aunque no se vean irán siempre juntos.

No deseo que desaparezcas de mis sueños, tú me dijiste que estuviese dentro de los tuyos y eso hago. Vuelco todo lo que siento sobre ti y eso se llama amor.

Guardaré para siempre todas las sensaciones que he podido sentir en tu corazón que, aunque calladas sé que están o eso deseo pensar.

Me confirmaron tus palabras lo que ya había percibido conociéndote, cómo era tu corazón y tu alma, luego solo tuve que dejar a ambos que hablasen. Y en ello están, el tuyo y el mío. Y tu alma arrastrará a la mía porque es la vida, solo ella, la que las lleva

Deseo seguir siendo para ti, como ya apuntaste en una ocasión, tu razón de vivir. Me lastimarías enormemente que no siguiera siendo así porque eso solo se construye día a día, momento a momento y no es necesario estar, sino simplemente ser. Yo sigo regalándote lo mejor de mí, aunque puedas pensar que no.

Un día me preguntaste qué haría si alguna vez se me acabasen las palabras. Y tú mismo te respondiste… soñar, solo soñar; esa era entonces tu verdad. Espero y deseo que junto a la mía lo siga siendo.

Hoy, la hemeroteca del que siente añadiría cientos de párrafos más, con las mismas palabras o con otras de idéntico significado, pero con el mismo sentimiento o con más si cabe. El tiempo destruye o agiganta y creo que estamos en lo segundo.

La vida quiso que nos encontráramos para no perdernos jamás. Como ves las palabras no se han acabado, se han multiplicado, como mi amor por ti.

Acerca de elcorazondelmar

Como siempre enamorada de imposibles.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.