Un escalofrío al sol

img_1045

Desmadejo estos primeros días del año y aún con el hilo entre los dedos no logro encontrar el principio y el final de todo lo que me rodea. Sé que existes, que eres una realidad, pero a veces ese ovillo se me enreda entre los dedos confundiéndome. ¿Yo te deseo de la forma en que te expreso por aquí? Quiero y deseo pensar que sí.

Tengo frío, quizá fiebre de ti, escalofríos de ansiedades, de deseos, de ganas. Sensaciones extrañas cuando el cuerpo y el alma rehuyen a estar helados y solo encuentran consuelo en ese alimento intangible e impalpable que es el amor cuando se sueña, cuando no está.

Pero la vida sigue como el destello de esa estrella fugaz de la que a veces, aunque no la veamos, no podemos deshacernos. Me pasa contigo. Escribo lo que pienso aún a costa de arrimar una palabra a una idea y pensar que esta tal vez no sea cierta, pero me equivoco.

Sé que me traes la noche, sé que me calientas con el sol lejano, soy consciente de no poder escapar de tu pensamiento que es igual al mío, pero no me prives jamás de ser parte de tu sueño. Yo tan solo te pido que me regales un instante… ese escalofrío que hace arder el cielo. Solo eso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 30 comentarios

Doce besos

img_9253-1

Y en Enero te lo llevaste lejos, al otro lado. Y yo me fui con él y contigo. Aquí quedó una ventana con gotas de haber llorado. Para un corazón que ama no hay nada lejano, pero no lo soportaría otra vez.

El tímido sol de Febrero me devolvió tu ausencia que no era nada más que las olas de mi mar convertidas en susurros de …te he echado de menos y que yo me había bebido en soledad a sorbos lentos.

El viento en Marzo no enturbió el que yo pudiera descubrir en tus ojos el universo. La Física y la Química ya no fueron solo conceptos porque la distancia que eras pasó a ser la simbiosis de dos almas en una sola y el tiempo inició respuestas como sólo él sabe hacerlo. Hasta hoy.

Abril alimentó todos mis vacíos… tus palabras renacieron como flores de primavera, bellas, hermosas, sinceras, generosas nacidas de un corazón grande y capaces de trepar allí donde los sueños se hacen eternos. Yo te recriminaba tus silencios, pero todas, absolutamente todas, sé que las habías guardado para mí.

En Mayo me cogiste de la mano y me hiciste subir hasta el cielo de tu inspiración que es desbordante. Desde entonces me has abrigado, como ese ángel de la guarda que siempre está a tu lado. No has dejado ningún hueco por cubrir, fue el deseo de aquello que yo no atisbaba a ver.

En Junio reuní mis notas perdidas y las trituré en pequeños trozos, me gusta el amor a sorbos lentos, para dejarte constancia de hasta donde habías llegado en mi corazón y en mi alma. Sé que te guardaste algunas. Me gustó que lo hicieras… sí, dejando su siembra en alguno de los jardines que frecuentas.

La canícula de Julio me embriagó como ningún afrodisíaco lo ha hecho jamás. Seguí bebiéndome entre susurros silenciados tus “te quiero” derretidos en infinidad de palabras bellas que he ido guardando en rincones a buen recaudo porque ya forman parte de mi vida. Las personas saben guardar secretos, pero cuando unos ojos leen palabras de amor es imposible poderlas olvidar.

El calor en pleno Agosto tórrido solo estaba en lo que vivíamos día a día, semana tras semana, en esa vida invisible de sentimientos que iba fluyendo sin parar, como tú me habías aconsejado siempre que hiciera. Yo solté lo que llevaba dentro y me liberé porque mi corazón no aguantaba más. Sé que te dejé sin palabras. Lo siento. Hoy lo volvería a hacer, lo hago a cada momento, aunque tú no me oigas.

En el bello Septiembre quedaron para siempre esparcidas las brasas de un verano inolvidable, así dejé constancia en muchos lugares… apuntes, notas a pie de cada trozo de papel arrugado, rincones inaccesibles, todo lo más bello y hermoso para no olvidar jamás.

Octubre vino con tu música, tus versos, tu poesía, esas cartas que me escribes sin nombrarme con esa personalidad tuya que lo arrolla todo porque sabes que todo eso es lo que yo deseo de ti, aunque te siga preguntando que donde estás y quién eres muchas veces.

Al final me has contagiado, me has llenado de todo lo que tú eres. De tus sueños, de tu optimismo, de tus alegrías, de tu bondad, de tu amor por todo. Mis ojos seguirán hablando por mí y sé que los tuyos también me responderán. No es que valgas la pena de un solo instante, día o mes, es que vales toda una vida.

Y hoy sigues estando para que yo te siga soñando. No quiero pensar que la culpa de quererte tanto sea solo mía, amar es cosa de dos aunque no se demuestre de igual manera, yo no sé querer de otra forma, quizá pudiera huir para que tu no sufrieras, pero hay vacíos que no los llena ningún mar, ni el cielo, ni nadie, solo tú… Saborea estos mis doce besos como uvas de felicidad y suerte porque mereció la pena haber llegado hasta aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 15 comentarios

El corazón en Navidad

img_0822-1

Quiero llegar a vuestro corazón llevando el mío en volandas.

Ellos con el suyo desde allí y yo con el mío desde aquí porque Navidad es seguir soñando con aquello que merece la pena, el amor por los demás, salir al encuentro de tu hermano y tratarlo como tal.

Ocupar el corazón a tiempo completo y no cuando conviene.

Hoy no me salen demasiadas palabras porque quizá queden difuminadas por tropiezos pasajeros, pero he de hacer un hueco para lo cotidiano, lo simple y lo sencillo que se nos olvida a todos y es sencillamente estar vivo y agradecerlo.

Y yo quisiera volar, alto y más alto y más volar para que el aire disipara las nubes negras que propagan desconsuelo, pero solo hago lo que hago…aquello que se deja sentir en mi corazón.

El resto te lo dejo a Ti, que naciste en Belén y que sigues estando aquí, aunque a veces se nos olvide.

F E L I Z  N A V I D A D  2 0 1 9

Publicado en Uncategorized | 26 comentarios

En mil lugares contigo

IMG_7034

Estás en todas, que no lo es en realidad, pero casi. Y yo estoy ahí para  imaginarme que tu sentir y el mío están en cada entrada que leo. Que te acompaño en cada estrofa que tus versos compongan, que me embriago de tu poesía, de tu prosa y que soy yo la que suspirando cada palabra le pongo la rima que mi corazón me pide. Finaliza un otoño de emociones. No he necesitado apelar a ninguna primavera poética, el otoño también lo es, porque solo tú ya eres todo el tiempo.

He viajado a mil lugares de tu universo sin moverme de la pantalla porque todos son un…. Como alumna de tu saber, como guardiana de tus desvelos que también son los míos y prisionera de ese amor que me das y que solo pide sin decirlo un te necesito para seguir adelante y un te esperaré  como respuesta.

Llevo ausente de este lugar algunos días, pero te he escrito bastante con mi mirada… ¿Me has leído? Espero que sí.  Sé que has oído el rugir de mis olas, pero no te preocupes no me he marchado a otros océanos, sigo a tu lado como alga que se enreda entre las rocas de la orilla. Los pensamientos jamás descansan porque los sentimientos arrasan con todo. El viento ha soplado fuerte estos días, pero no podrá con aquello que tiene raíces firmes.

Tal vez anteponga el sueño a la vida, esos sueños que hacen que el mundo siga mientras pensamos con el corazón encogido que algo nos está uniendo para siempre y que sin duda yo lo llamaría amor. Así me parece que esta vida puede no ser suficiente porque hace tiempo que inicié otra contigo.

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

Unas ligeras gotas de lluvia

 

IMG_1186

Las de Neruda se adelgazaban como las huellas de las gaviotas. Las mías se hacen invisibles como el viento

Bécquer  consiguió escribir los más bellos versos con ellas aunque sus golondrinas migraran tanto  que desconocemos si se posaron sobre su nido de amor buscado.

Las tuyas…¡ay las tuyas! Déjamelas en cualquier rincón, las encontraré por muy escondidas que estén.

Porque… ¿sabes qué? Me hacen soñar, gozar, no tener miedo, aguardar con calma, abrazar tu corazón y confundirme con él hasta ser solo uno.

Y mientras tus palabras arriban, las que deseo me susurres  esta noche, te dejo un post-it sujeto a unas ligeras gotas de lluvia con las pocas mías de hoy a fin de que no las olvides.

                                                         _Te quiero.

                                                         _Abrígate.

                                                        _Él tiene escalofríos.

                                                        _Lo desnudas demasiado.

                                                       _Será eso, es eso.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 24 comentarios

Quiero…

IMG_0188

Quiero que me digas lo que piensas,

que no des marcha atrás a tu corazón cada vez que él te late,

que recojas mis palabras cuando escribiéndolas en el iris de mis ojos te las dejo  a modo de regalo para que te recrees en ellas. 

Quiero que el silencio no me haga daño, no nos haga daño (o pensar que en ti también es así)

¿Por qué  no le damos volumen para oírnos cuando ya lo hacemos cada uno por nuestro lado? Tú a tus sueños y yo a mis desvelos.

Quiero  seguir fluyendo pero siento ahogarme en un río sin cauce.

Y quiero latidos que griten, y abrazos colmados de ti, y palabras sin pantalla, y sueños que no estén descabalados, porque queriéndote como ya lo hago y sin tener todo esto ya soy…imagínate poseerlo.

Publicado en Uncategorized | 25 comentarios

Desde la calma

A8879E6F-99DA-415D-B090-7F5537776440

Hoy no te he visto. No me he encaramado a la terraza de mis sueños para divisarte, ni tan siquiera me he acercado a ti para sentirte. No he tenido ganas de nada aunque él tenga enormes deseos de todo; pero sí te he soñado en esa enorme pausa que me van dejando los días, ahora cada vez más oscuros e inútiles.

Y sé que sigues ahí, en numerosos lugares y en ninguno a la vez, dibujando ese mapa que solo unas buenas cartas náuticas saben interpretar y yo no me considero un buen marino. Tu inmensidad es tan grande que siendo las tres cuartas partes pareces invadirlo todo, hasta la roca más dura y el fondo más profundo.

Te escucho sin oírte porque introducirme en tu inmenso e infinito corazón, como lo hace la estruendosa ola  se me hace cada vez más difícil y complicado.  Y te percibo solo con la punta de mis dedos en algo más que una humedad apenas perceptible, porque ver sin demasiada claridad es estar distante y pasar sin mojarse.

Solo consigo de forma tímida bucear y zambullirme en todo tu ser sin ser agua, sal o arena, lo que por encima de todo me impresiona cuando por otro lado el misterio del amor que te tengo me haga imaginar que tú y yo ya somos uno desde hace tiempo.

Lo que veo, si es que sucede, puede que me cause pesar, que me ahogue en sufrimiento o que me perturbe hasta hacerme enloquecer, pero solo es la conformidad de lo imposible, de ahí el salvavidas del que hago mi vida con el único fin de que nunca dejes de estar a mi lado aunque aquí en la orilla en donde estoy todo sea desigual, anodino o disparejo.

Publicado en Uncategorized | 15 comentarios

La voz del tiempo

IMG_5882 2

Sentémonos aquí. Si me miras aún pueden quedarme fuerzas, agárrate fuerte a mí y déjame hablarte. Me escribiste una preciosa carta hace ya algunos meses y no veo nunca la oportunidad de poderte contestar. Dejo siempre la oportunidad para mañana sin pensar en esa fugacidad tuya de desaparecer en el momento más inesperado.

He visto tanto de ti que tu retrato ya se me ha quedado pequeño. Nunca me has puesto las cosas fáciles, tampoco se las sirves a casi nadie, pero es aquí y ahora cuando deseo con todas mis fuerzas retenerte y hacerte mío.

Nunca te has plegado, claro que no, no puedes, simplemente continuas. Te voy a sostener mientras me dejes porque ahora me haces más falta que nunca. Me lo pusiste fácil aquel día. Me acerqué a él, le miré, nos miramos, y  en aquel momento supe que ya nada era mío, ni siquiera tú. Alguien convirtió mis palabras y mis hechos en algo en lo que jamás pude soñar… tu voz enamorada más allá de la extensión de tu existencia.

Me dijiste que te esperara y eso hago, solo tú sabes hasta cuando. Quizá duela al pensarlo desde donde estoy, pero así pasas tú por la vida…vehemente, azorado, cansino, torpe, amargado y también como ahora feliz.

Sé que estar es marcharse. Lo sé. Me resigno a ello, pero quédate un poco más. Hay una verdad y un presente capaces de mover un mundo en el que aún pueden quedar millones de palabras más para alegrar mi alma. Aún pueden existir llantos y sonrisas. Habrán de llegar  soles y nieves y he de escuchar miles de pájaros más contemplando las nubes, pero me has de dar tu existencia, para seguir amando a un corazón que está a mi lado aunque casi no lo vea ni le oiga.

Sigamos sentados aquí.

 

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

El eco silencioso

IMG_0092

El otro día, al filo del amanecer, subí a ese pico de la ensenada en donde cada día te sueño. Miré los cielos próximos a explosionar y les pregunté por nosotros, por la vida, por el alma, por la felicidad.

Había quedado contigo. Mi respiración lo hacía en espiral porque casi se había esfumado. Me costó trabajo llegar, pero lo logré… y no estabas.

Hilvané pensamientos con las palabras más bellas y sentidas que para ti siempre anidan en mi corazón y me dispuse a esperarte. Necesitaba decirte te quiero… por si acaso no volvía, pero tú no me escuchabas.

Había ordenado el cielo esperando tu llegada. Lo había repintado en un azul celeste aún más claro de aquel que habíamos observado aquí abajo. Lo miré queriendo buscarte, oliendo a esa verdad que tantas veces yo había preconizado. Me aposté en esas esquinas cuadradas de las estrellas que nos habían iluminado para observarte sin que me vieses.

Quise retener el mal del olvido para acariciar esa estrategia de conquistar el placer al estar contigo, pero solo me rodeaba la oscuridad.

¿Dónde estás amor? Pero hay muy pocos que puedan responder al silencio. Algunos lo hacen solo a gritos y solo uno es el que siempre trae el eco cuando un corazón no puede estar al lado de aquel que siente.

 

Publicado en Uncategorized | 25 comentarios

Suspirar, soñar, despertar…

 

IMG_0177

“Cuando estoy respirando,

el aire que respiro es amor. 

Cuando sueño de noche,

el sueño en que navego es amor. 

Cuando por fin despierto,

el beso que me gustaría recibir sería el tuyo…amor” 

Me ha de perdonar el Sr. Gala porque he fusilado sus versos a mi manera. Una quimera más de mi mente porque yo solo deseo seguir respirando, soñando e imaginando despertar en ese lugar en donde tú estás aunque no sea deber mío buscarte, mucho menos encontrarte, solo conjugar palabras sin modo ni tiempo con esa tu alma similar a la mía.

Y suspiro que es un respirar sofocado, por esos abrazos que se deshacen en instantes, por esas miradas que se pierden en la distancia y por esos besos que tienen hora exacta de caducidad.

Y sueño que navego por ese cielo mitad tuyo en donde refugio mis desasosiegos como una isla salvavidas en esos jirones de mis noches desechas. Y sé que me susurras murmullos que llenan mis vacíos en aquellas madrugadas en donde el alma vaga tediosa por los espacios celestes de la imaginación. Todo es una realidad inexistente que tiene alma propia, la tuya sin más. ¿Irresoluble? Probablemente sí o seguramente no, ambas cosas, pero para mí viva.

Y despierto, como ese mal sueño en que se refugia siempre el amor que es lo único que aporta sentido a todo lo que hacemos porque todo el tiempo que no dedicamos al amor es un tiempo perdido. Vivimos para que nos amen.

Ya ves que siguen volando mariposas a pesar de la inminente llegada del otoño. No seré yo quien las espante. Tú me ayudaste a crear los paisajes, tú liberaste todos mis fantasmas  y tú hiciste más nítido el cielo, pero las cosas imaginadas, las cosas soñadas y la realidad  casi siempre están en una continua contradicción… sigo suspirando.

Publicado en Uncategorized | 16 comentarios