Un frío anochecer

De una forma sutil has vapuleado mi letargo de inspiración y me has traído hasta el teclado en una noche fría, casi helada y siempre, siempre emocional. Porque tratándose de escribirte lo hago sin vacilar. Te solicitaría un poema cada cinco minutos entre ese contar de estrellas tras las nubes como una novata que no sabe redactar la más mínima frase, pero no debo y solo riño al corazón para que se contenga en un ejercicio de malabarismo imposible.

Sé que tus ojos brillan cuando te guardas todas las palabras que quieres gritar. Que nadie lograría entendernos, pero a veces necesitamos practicar para aterrizar en el mundo sordo y silencioso de dos que se quieren y no pueden demostrárselo, aunque sepan que lo sienten sin podérselo explicar.

Que no nos hablen de ternura a quienes amamos en secreto, ni de distancia y menos de ausencia. De vaciar la mente de todo tú y aprender a llenarla con aquellas cosas que suman y solo están huérfanas…las palabras, la música, los libros, las imágenes, los recuerdos.

Sigue lloviendo y hace frío. Yo continúo recordándote y sé que el dolor es mutuo. Alguien hace un tiempo escribió por aquí que tenemos la enorme suerte de tenernos, es verdad, y eso ahuyenta, aunque sea solo una vaga y remota posibilidad, el fantasma de la espera.

Publicado en Uncategorized | 14 comentarios

2020 ese año frágil

Dentro de unas horas dejarás de ser, pero tú y yo tendremos la enorme suerte de estar, seguir y contarlo Te vas otra vez, ha habido muchos, demasiados, que te han despedido antes de tiempo y eso es difícil de hacértelo olvidar.

Ahora tú no estás conmigo y yo estoy con muy poco, pero suficiente. No necesitamos más. La felicidad ha quedado ensombrecida por la desazón, el desconsuelo, la pérdida, la pesadumbre, la soledad, el dolor y tú… 2020 nos has asolado con mucho.

La noche estará silenciosa y fría, pero con calor en aquellos lugares donde muchos se aman, donde no hay distancias para los afectos. Volveremos loca a esa luna que dentro de horas iluminará el corazón y el alma de los que la contemplamos aquí abajo.

Nos miraremos de frente y ese será el mejor brindis que jamás hayamos hecho porque solo se necesita de esperanza en la vida y una gran dosis de fe en ese 2021 en donde trataremos de enmendar todos los errores cometidos que nos han servido por otro lado para conocer la grandiosidad de nuestra existencia.

Ante nosotros tenemos el mejor regalo, la capacidad de ser felices extendiendo esa alegría a los demás, esa mercancía frágil que no viene en envase alguno, pero sí que lleva una etiqueta invisible que indica la posición a mantener, una flecha que apunta en todas direcciones.

Ese es mi mejor deseo para todos… ¡¡¡ Feliz Año Nuevo!!!

Publicado en Uncategorized | 41 comentarios

La luz de Belén

Y Belén… ¿Dónde está? ¿Por dónde cae? ¿Lejos? ¿Cerca? Da igual. Nos lo estamos

preguntado ya desde hace meses, demasiados ya. ¿Por dónde llegar a ese amor, a esa

prosperidad, a esos sueños perdidos, a esa felicidad ansiada? La luz de Belén, esa que

cada año recrea el misterio de la Navidad está en cualquier lugar, puede que incluso a

nuestro lado y no la hemos sabido ver.

El mundo en general se encuentra en esa encrucijada de no saber adónde va, de

hacerse millones de preguntas desgarradoras que parecen no tener respuesta. Quiero y

deseo tener la esperanza de que esa luz de Belén nos va a responder y sobre todo a

iluminar para encontrar el camino de esa Paz y Amor que todos necesitamos.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Publicado en Uncategorized | 22 comentarios

Náufragos

En una isla sobrevivimos, náufragos de afectos y portadores de sueños. Con horizontes inciertos revueltos entre corrientes de aguas no siempre calmadas, tímidas y en ocasiones procelosas.

Náufragos que aman, sienten y desean la vida con la sensación de supervivencia que dan las dificultades, los deseos y los logros por superarlas.

Tú y yo, sumergidos en esa fiebre ardiente que palpita en nuestro corazón, navegamos en una semi deriva que lo único que hace es unirnos más.

Náufragos que presagiamos sueños, haciendo crecer esa magia por escuchar la sirena de un barco perdido en el océano que, despistado de su ruta habitual, nos rescate de esta irla perdida.

Sé, mi querido náufrago, que la felicidad está en el camino, pero desconozco adonde está ese lugar.

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

Fotografiar un sueño

Está ahí en la pantalla, fija, anclada, imperturbable. No es un icono más del escritorio, solo es la foto de un sueño. Los sueños también se capturan, hacen crecer la magia y yo hace tiempo que, sin inteligencia artificial, fotografío ensoñaciones.

Déjame que te la describa, sentir que ves lo mismo que yo. Te la voy a descomponer plano a plano. Que será tan real como el alma y la pasión que pondré en ello.

Es el mar, azul verdoso como tus ojos o semi grisáceo a veces. Es el cielo con algunas nubes deslavazadas que he sentido no poder colocarlas como a ti te gustan. Es mi paisaje, es la luz. Tal vez en una exposición nada perfecta, pero es que nada lo es. Y ellas, las palmeras, colocadas siempre a merced de los vientos de mi orilla.

También he capturado la brisa, esa brisa incierta que desprende un movimiento leve del aire para un logro igualmente impreciso de un beso deseado con amor, también eso.

A lo lejos veo colarse un tímido rayo de sol que pugna por desembarazarse de las nubes para llegar hasta mí y activar mi sonrisa.

Y mis palabras que, saliendo del corazón, abrazan todo ese paisaje que yo guardaré hasta que haciéndolo realidad un día, pueda borrarlas. Mientras, voy cubriendo esa mirada fija que se me pierde en el horizonte con pedazos de cielo que están lejos, pero que presiento cerca cada vez que me fotografías con tu mirada.

Publicado en Uncategorized | 28 comentarios

Las palabras y los días

A remolque de los días caen de nuevo las hojas del otoño. Se nos ha esfumado el verano y con él nuestro mundo de anteayer.

Lo creíamos incólume. Solo ha bastado el tímido sol de primavera y la insolencia de un verano imperfecto.

Se nos ha abaratado la utopía, ya no es ni proyecto irrealizable, ni sueño, ni tan siquiera quimera.

No quiero un futuro en blanco y negro. Al amor no le va bien el color gris y me resisto a que muera en un cajón, cual fotografía antigua.

Hay quienes garabatean con rayas y tachaduras, yo no. Es lo único que nos queda y que nos puede traer siempre instantes impensables e irrepetibles. Momentos de solo vida, que es la única propiedad que poseemos.

Algo muy pequeño y que no se ve nos ha trastornado dejándonos desnudos de cuerpo y alma.

Abogo por la esperanza de poder reír abiertamente, de sentir, rozarme con las personas, con las cosas, sangrando por cualquier parte de mi cuerpo con la osadía de la que intenta comerse el mundo a bocados.

Sigue escribiéndome poesía, yo me seguiré arropando con ella en los días fríos que se avecinan.

El deseo acorta distancias y quiero devorarlo escribiéndote sobre ese fuego de dudas que envuelve las palabras y los días.

Publicado en Uncategorized | 31 comentarios

Paisajes invisibles… o no

Sé que no me lo puedes explicar… yo tampoco. He intentado escribirlo y las palabras se me revuelven como olas enfurecidas contra las que jamás podré luchar. Y tú ahí esperando que aparte esas metáforas salvadoras sobre las que me parapeto para disimular mi timidez y quizá también la tuya.  Me conoces. Lo sabes.

¿Y por qué no me ayudas a ello? Me lo has pedido, lo sé. Dirás que no, también lo sé.

Hoy me dejo ir, hace días que lo intento, pero la inspiración ha de estar como el clima, en un continuo sopor incapaz de discernir. Lo está, pero con ese fuego que me lleva sin querer hacia ti. Me lo has dicho tú. Y yo sigo sin poder, o sin querer encender ese deseo que me quema por dentro y también por fuera. También lo sabes. Me dejas ir y no sé por qué. O sí.

Es fácil elaborar una teoría del por qué las cosas surgen así, pero me veo incapaz de hacerlo. Ayúdame a no derrochar más tiempo. Me lo has escrito varias veces, deseo intuir que me lo dices cada día… ¿son solo palabras? Me quedo ahí.

Deseo besarte lento, como explicándote un poema o intentando componer o descomponer a propósito versos enamorados, pero en tiempos de desafectos obligados se me hace duro, difícil, complicado. O quizá no.

Lo intentaré. Quizá lo piense, o no.Deseo besarte lento como si te recibiera en una estación de estrellas en donde todas han debido de alinearse para recibirte y llenarte tu boca de sueños.

Debe ser algo loco que yo esté escribiendo esto. Lo es. No le busco otro significado a las palabras, solo la que es. Dime que tú tampoco te lo explicas … y te creeré.

Ayer, muy ayer, pudo ser un hoy distinto, pero el hoy ignora hasta el hoy mismo, pero poco importa al amor eso.

 

 

Publicado en Uncategorized | 28 comentarios

Una noche al sol

IMG_2196

Mientras la luna se escabullía por los tejados el mar entraba por mi ventana. El alma, como todas las madrugadas en que te espero, estaba en marea baja cuando las olas de tu corazón inundaron una mañana más mi orilla. Allí, sumergidos en espuma rizada mecida por el viento despertamos los dos.

__ ¿Vives? Me preguntaste.

__ Estoy. Dije.

Inequívoca señal de una noche soporífera rayando los límites de lo soportable.

Estamos y no sé cómo en ese sueño que tampoco lo es, tal vez el calor arrase también con la imaginación porque dicen que en el cielo todo es falso, aunque yo no me lo creo. Yo tengo uno contigo. Viajo todas las noches allí y tú me esperas, forma parte de mi existencia en estos momentos. Están mis palabras y las tuyas. Hay complicidad cuando dos corazones laten al unísono.

Es esa realidad que nos envuelve a cada golpe de mar… y son demasiados. Me dices que el fuego produce ruido y que las estrellas emiten sonidos y yo te creo. Solo nuestro amor va en silencio y yo no puedo asegurarte hasta cuándo. No puedo.

Llegará un día, siempre puede existir esa remota posibilidad, en que te subas a mi estrella para navegar por el espacio infinito en donde el tiempo se hace agua, sí allí donde el corazón se moja de remotas músicas, de tímidas palabras y de ansiados gestos. ¿Y sabes por qué? …porque yo también te busqué siempre aun cuando no existían metas ni quimeras” ¿Recuerdas?

No te has subido aún a mi constelación, te seguiré esperando para contemplar juntos el universo. No sé por cuánto tiempo más, al fin y al cabo, es amor después de todo.

Publicado en Uncategorized | 33 comentarios

Neruda y nuestro crepúsculo

img_7414

Hemos perdido aun este crepúsculo

Contigo no creo perder ninguno porque cada uno es vaticinio de un amanecer diferente, único y mágico porque no es solo saber que el sol sale, es conocer que existe.

Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas mientras la noche azul caía sobre el mundo.

Somos dos y somos uno agarrándonos a la vida que nos ha tocado en esas noches negras, azules y opacas que nos han caído cuando dos manos se unen en la distancia, esa que se acorta o se alarga cuando nos pensamos.

He visto desde mi ventana la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

La distancia de una puesta de sol que se nos va cada día y que no será nuestra culpa cuando la perdamos, dime que no, seguro que no.

A veces como una moneda se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Te tengo ahí como el mejor pago de un amor no buscado. Y arde nuestro sentimiento como el fuego, como ese sol que se va y viene cada día.

Yo te recordaba con el alma apretada de esa tristeza que tú me conoces.

Yo lo estaba y la tuya fue mía desde el momento en que llegaste. Se fundió en una simbiosis sin explicación.

Entonces, ¿dónde estabas?  ¿Entre qué gentes? ¿Diciendo qué palabras? ¿Por qué se me vendrá todo el mundo de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana (o)?

¿Dónde estabas repetido por mí hasta la saciedad? ¿Escribiendo qué? ¿Estando dónde? Todo en un instante inesperado, certero.

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo, y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Sabes que se nos puede caer todo y que tus palabras junto con tus actitudes serán a modo fiel las que me quedarán para siempre.

Siempre, siempre te alejas en las tardes hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas.

No borras nada, solo te alejas un instante para retornar al siguiente, que es una forma de permanecer. Podrá el atardecer apaciguar la luz, penumbrar el día, pero jamás, jamás, borrar tu amor y el mío. No perderemos ningún crepúsculo porque nos quedan todos los días del resto de nuestra vida para poder disfrutarlos… si nos dejan.

Te quiero

 

Publicado en Uncategorized | 25 comentarios

Menos que nada

IMG_1057

De un día para otro los besos se nos fueron muy lejos y los abrazos se volvieron inaccesibles, pero saldremos vivos para volver a contemplar el paisaje, borraremos las marcas que dejamos  sobre el cristal cuando echábamos de menos la caricia cercana y seguiremos durmiéndonos sobre un lecho de poesía con esos versos que a mí me sirven para existir.

Creíamos nos daría tiempo a un poco todo y ahora tenemos menos que nada. Valoro ahora lo que nos hemos dicho con palabras, gestos o miradas. Cobran sentido los puntos, las comas, los puntos suspensivos y hasta lo que no escribes. Y los espacios, esos latidos sordos que son mis suspiros apenas perceptibles con los que hacemos magia, pero eso creo que ya lo sabes.

Ahora, solo contengo como puedo mis manos que desearían desmayarse ardientemente sobre tu cuerpo en ese placer de un abrazo interminable.

¿Para ocultar deseos hemos de prohibir sensaciones? ¿Cómo conciliar alma y pasión? Dímelo tú…

Sigue refugiándote en tus sueños porque en todos ellos creo estar. Allí sé que seguiré siendo real porque auténtico es nuestro amor, aunque sean días infinitos y noches de instantes soñados.

 

Publicado en Uncategorized | 37 comentarios