¿Por qué no pasaste de largo?

IMG_0306

El cielo ha vuelto a tornarse de un gris oscuro y de un blanco sucio. Y antes de que la lluvia se deje caer de nuevo de forma mansa, lenta y lastimera… deseo resguardarlas. A tu alma y la mía. Antes de que las nubes las ahogue o se las lleve.

Te siento caer por los canalones de  mis sueños y  parapetarte sobre los cristales con ese sigilo que suele poseer un corazón sensible, cariñoso y tímido como el tuyo.

Cada gota que cae penetra aún más en mi confusión  de por qué estoy donde estoy y por qué no quisiste pasar de largo y hacer descargar la tormenta  en otro lugar. Me agradaría pensar que tal vez no pudiste evitarlo.

Hay un cielo de temporales intangibles que no puedo prever. Una lluvia inesperada que puede descargar quizá en un páramo desolado aunque no me gustaría, pero yo no soy dueña ni de las nubes, ni de la lluvia, ni tan siquiera de la previsión del hombre del tiempo.

Desearía cobijarme junto a ti aún a sabiendas del desconsuelo de mojarme y de un sentimiento desobediente que se niega a aceptar la meteorología más adversa.

Oigo un chapoteo suave propio a escampar, pero no, solo llueve, llueve, llueve…

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 21 comentarios

El espacio en blanco

IMG_5324

En mis diálogos contigo sé que abro muchos paréntesis, sé que dejo demasiados espacios en blanco y termino por perderme en la infinitud de la noche cuando sueño compaginar tus sueños con los míos.

Mi mente va deprisa y desea hacerlo de forma ordenada, pero el corazón la derrota. Así si te escribo, o te hablo o te echo de menos, que es casi siempre, observarás a veces pensamientos y sensaciones bastante deconstruídos que solo tú sabes poner en orden. Algo así como una dicotomía entre lo que pienso y lo que en definitiva hago.

Y es que voy pensando y sintiendo al mismo tiempo y es un conglomerado de sensaciones tal, que el corazón  pocas veces sabe delimitar. Huecos en blanco que yo desearía rellenar con mi mejor prosa, pero no puedo.

El alma es la única que grita desesperada aquellas palabras que se le quedan presas a esos espacios incoloros que yo siempre me salto. Tú las conoces, tú las sabes, así pues has de perdonarme ese mi desorden cuando deseando escribir y decirte todo, no te digo nada. Absolutamente nada.

Publicado en Uncategorized | 17 comentarios

Trozos

IMG_4953

He sentido el cielo derrumbarse a mis pies. De él se han caído mis noches en vela,  y mi espacio infinito de sueños, que ya era inmenso, se ha hecho aún más grande. Y el corazón, refugio de las últimas cosas está ahí salvaguardando todo lo que se desploma y que nos es imposible sujetar aún menos de retener, pero que mientras late…está.

La noche la doy por perdida, pero me quedo con esos pedazos de cielo que son amor y que se dejan abrazar con pasión, temblando como cascotes en demolición y latiendo al unísono como un solo trozo de vida.

Y no sé si ha sido un espejismo porque alguien escribió alguna vez  que el cuerpo está allí donde no estamos, pero se olvidó de ubicar el alma cuándo esta cree haber encontrado en la soledad del desierto una parecida a la suya.

Y así puedo estar una noche y la siguiente reuniendo trozos desperdigados que caen a mi alrededor, reconstruirlos, darle forma y soñar.

Todo puede ser una sensación mía… lo es. Una forma de hablar conmigo y con mi irrealidad.

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios

El pasillo

IMG_4572 4

Llego a casa con el ánimo insuflado y con el corazón palpitante, pero con el alma rota, el cuerpo desmadejado y un sinfín de imágenes para la esperanza. He deambulado toda una tarde por un pasillo de emociones en donde cada semana se me resquebraja todo a mi paso, negándome a considerar normal lo que no debería serlo.

Vivo cada una de las cosas que siento y arrastro sin querer las heridas de batallas que me voy encontrando y aquellas que yo misma pergeño. Y me angustio al borde de las lágrimas que se reprimen que son aquellas que no se lloran.

Allí no hay cosas imaginadas, allí no hay margen para el desvelo, allí de un día para otro conviven lo imprevisto de la enfermedad con la imagen en quienes recae. Allí no hay caída de hojas pausada porque el árbol que daba sombra tan solo el día anterior las ha perdido todas de repente.

Todo se me desordena porque había, habíamos creído erróneamente que todo era importante, válido e imprescindible cuando la tozuda realidad nos viene a convencer de todo lo contrario.

Hay algo en mí que me transforma cuando transito por ese pasillo. Hay algo que me lleva a deslizarme por una pendiente de impotencia que no puedo calmar. Hay muchas cosas que pienso sin hablar, pero también hay algo, mucho, que da vida a mi corazón cuando pesimismo y esperanza van de la mano y que el azar ha querido que yo encuentre para saber que existe otra clase de felicidad.

 

Publicado en Uncategorized | 12 comentarios

Más, mucho más

oYdXb%1XTxeLFe4o5QuJHw

Sé que últimamente no tienes conciencia del cielo, pero yo te convenceré de que existe. Sueño.

Construiremos un territorio de hojas de otoño para llegar hasta él.

Sigo soñando.

Mientras, escucho sin cansarme los latidos de mi corazón porque no creo haberlos sentido igual en toda mi vida a pesar de que él siempre estuvo ahí.

Tiemblo. Me desvelo.

Y duele, a veces duele, más ahora cuando el verano va perdiendo su sonrisa y me acorrala la gama de grises con la que a veces mi yo también se enmaraña.

Despertar lógico.

Porque…¿sabes qué? El alma se parte en pequeñas piezas  y se entristece igualmente aunque tú nunca me cuentes nada. Y no pienses que no me importa.

Más, mucho más que un sueño.

Es posible que todo aguarde o que todo se desvanezca, o que encontremos la más mínima excusa para vivir cada día porque también se es feliz en la ausencia, en la tristeza, en los varapalos que la vida nos da todos los días. Feliz sin esperar. Sin esperar nada, nada.

Publicado en Uncategorized | 24 comentarios

Versos en el agua

IMG_1935 2

Has liberado mi alma del peso de mis secretos y te vas llevándotelos todos. Estaban alojados en un cajón íntimo y profundo  en donde ya casi no cabían.

La fuerza de las palabras era tal que lo empujaba hacia el fondo como queriéndolos silenciar, pero siempre se topaba con algo, así que decidí dejarlos libres y regalártelos.

Y no conozco mejor cura para las emociones y los deseos que vuelan alto que airearlos…escribirlos. No basta con soñarlos. Se quedarían  a medias.

Me he sentido bien. La desnudez nos libera de muchas cosas y en los sentimientos más aún. No he renunciado a lo que significa la felicidad de saber donde estoy y de lo que tengo…. quizás menos que nada. Tal vez hayan sido demasiadas palabras, pero se resumen en solo dos.

Y te dije que me guardases tu respuesta aunque en el fondo desee conocerla, pero el amor es así de complicado y los poetas todavía siguen escribiendo sus versos sobre una cuartilla de agua.

Publicado en Uncategorized | 8 comentarios

La magia y los besos

IMG_0790

Aún resuena en mi oído el eco de tu voz cuando decido remitirte otro pack de palabras en un intento desesperado de que naveguen junto a las tuyas porque quiero llegar a ti con las letras exactas y con cada gesto en su lugar. Ya te envié cielos y también océanos, pero hay muchos más sueños que amontono en un rincón oscuro. Ese que está conmigo, junto a mí y del que no me puedo desprender salvo que lo pierda.

Y si levitar es escribir lo que escribo pocas veces  me cuestionaré si los milagros existen y por qué. Son mis escritos, son mis lágrimas, son mi insomnios, todo, absolutamente todo es tuyo. Tú eres el culpable porque los buscaste y los encontraste. Yo te los di. Te los seguiré regalando.

 Estos coloquios cortos en un espacio virtual en donde nadie los interrumpe solo son párrafos desnudos en un espacio de soledad… ¿Tú crees que es posible sentir el amor así?

Vagabundeo alrededor de la magia, esa que hace el tiempo eterno y cubre la imaginación con un manto de mil besos.

Publicado en Uncategorized | 38 comentarios

Momentos deshidratados

IMG_7636

Recoge las palabras antes de que se derritan, sin ellas yo no sería nada. Han visto el sol levantarse, venir hacia mí y seducirme sin esperarlo.

Te sigo soñando en este estío de tiempo lento, en esas sensaciones contenidas por la canícula y en esos jirones de mi vida que se deshacen como un espejismo.

Deja que los instantes hablen, que los momentos no sean solo sueños y que los gestos escriban su mejor prosa.

Transformemos los días y hagamos de este nuestro verano aunque no venga el siguiente porque nada sucede dos veces.

Aún se expandirá más el sol por entre las cigarras y mi alma seguirá abriendo paisajes donde reposar el amor porque este no se acaba porque deje de verse aquello que se ama.

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios

El eterno compañero

IMG_3307

El amor le dijo al tiempo…¡Quédate! Este le contestó: “No puedo, he de seguir”. Siempre procuraban  marchar juntos, con la incertidumbre de lo porvenir, con la esperanza de lo deseado, con el desasosiego que a ambos les atañe siempre el no saber nunca cómo, cuando y adonde se va.

El amor medía el impulso de no poder decir aquello que sentía, confiaba en la inercia y en el transcurrir de los días, pero el tiempo no era, no es nunca garantía de nada, ni siquiera de sí mismo.

Un día el amor se acurrucó en un rincón y se quedó dormido. El tiempo había seguido discurriendo. Voló entonces hacia el refugio del recuerdo deseando saber, en esa distancia incierta, su presencia en el silencio de los sentimientos vividos y le preguntó… ¿Estás despierto o sigues soñando? El amor respondió…¿Por qué vuelves si ya no sirves de nada?

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 23 comentarios

Entrar para no quedarse

IMG_0178

Entró en él sin permiso, solo necesitó un instante para descabalgar cualquier obstáculo y soñar. Y ahí está. Ahí sigue. Esperando aunque carezca de momentos. Finge morirse cada madrugada cuando el tiempo ya no existe y los pájaros pliegan sus alas.  Siente que a veces se le escapa, que marcha sin retorno, pero él lo espera con la ilusión de quién ha puesto su vida patas arriba para volver a vivir, sin demasiados futuros pero vivo.

Latir, imaginar paisajes y sostener palabras que se desbocan son los instantes que el amor necesita para decir aquí estoy, no me marcho, me quedo. No sé hasta cuándo porque la felicidad carece de calendario.

Y entre el ir y el quedarse un mar de silencios porque hacemos complicado lo fácil. Mientras, mi alma se extiende más allá de donde al parecer tu corazón se desparrama. No pasa nada. Deseo robarte tu corazón lentamente porque es complemento del mío. Con esa certeza dejo que me consueles aunque no te perciba.

Publicado en Uncategorized | 22 comentarios