La certeza de no desear restar

IMG_5790

Quisiera perderme entre la bruma, abrir mis brazos y percibir tu abrazo húmedo y mojado, ahí donde termina la noche y la niebla se empieza a despejar.

Las palabras, esas que llevan conmigo varios días y a las que tanto quiero mueren allí, aquí, en la orilla, frías, desnudas, pero aun así nunca restan. Al revés, se multiplican cada vez que una luz pequeña y próxima las ilumina.

El despertar de sentimientos, ya sea entre la neblina o en el silencio de una habitación interior, no se puede describir sino eres capaz de sentirlos, de percibirlos, de notarlos e incluso de escucharlos sin oírlos aunque las paredes no hablen.

A veces, en este otoño que sigue siendo casi primavera, desearía que el viento arrastrase y elevase las hojas  unos centímetros del suelo,  para hacerme ver la realidad  y me alejasen de un atisbo de sueño imperfecto. Sí, de esa certeza que yo no deseo que nunca reste  y que sin saberlo y sin quererlo puede morir, por mucho que yo desee que las palabras sigan expresándose de forma sincera, auténtica, fija y exacta. Las matemáticas lo son, pero las palabras no.

Todo cuanto haga, escriba o diga puede ser una caricia tardía en una tarde de niebla que declina, en donde sea yo o la bruma la que más tarde o más temprano pueda desaparecer sin yo desearlo.

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 11 comentarios

Suma y sigue

image

El viento existió esta pasada noche, pero ya se marchó. También vinieron otras cosas…intangibles algunas y reales otras e igualmente se fueron, pero espero y deseo que vuelvan. Yo siempre espero.

Hace unos días escribí sobre palabras y he prometido a alguien seguir con ellas procurando ser menos abstracta y aún más clara, más directa. Y no hay como que alguien me lance un reto para yo convertirlo en un desafío. Es la “Seducción de las palabras” de la que escribe Alex Grijelmo.

¿Cómo han llegado a conquistarme? No lo sé, pero lo han hecho. Son, como escribe su autor, los embriones de las ideas, el germen del pensamiento, y yo añado que son una razón para vivir y un apéndice de los sentimientos. Sin ellas y sin ellos muchas cosas carecerían de sentido aunque no exista mucha lógica cuando de amor se trata.

La voz es el sonido, la imagen, los ojos del que está enfrente. La escritura la imaginación. Yo he abogado siempre por lo primero, pero no dejo de reconocer que me seduce lo segundo. Cada día más y depende de dónde y de quien proceda. Y en ello estoy. No deseo desinstalarme ni de su autor ni de su poética prosa. O tal vez ello haga que siga, cuando no hay otra cosa para mitigar una soledad que se alimenta solo de eso…de silencio, de imaginación, de palabras y de sueños sin sueño.

Publicado en Uncategorized | 7 comentarios

El abrazo de las palabras

IMG_8459

¡Adelante, mira hacia arriba!, me dijo. Podrás tocar con tus manos la inmensa cortina azul del  firmamento. ¡Qué imperfecta es mi vista cuando levanto mi cabeza y solo confundo el cielo y la tierra! Lo demás se me queda muy lejos o tal vez demasiado cerca. No sé.

Mis ojos se quedan fijos en un punto indefinido y pergeñan una respuesta adecuada a una pregunta  concreta, pero aun cuando yo quisiera ir más allá me trastorno sin yo esperarlo y  las palabras enmudecen, se atascan y se quedan prisioneras en algún lugar de mi cabeza. No salen.

El corazón no sabe en ese momento lo que la inteligencia va a decir, pero sí lo conoce después cuando los que soñamos despiertos percibimos una voz lejana entre el rumor de los árboles del otoño que nos dice el por qué no supimos ver esa estrella perdida en el cielo estrellado de la noche.

Las palabras pueden ser al mismo tiempo…cielo, purgatorio e infierno, pero también imágenes de una película no estrenada en donde solo hubiese sido suficiente ese abrazo final entre dos personas que aquellas solo saben dar sin necesidad de tan siquiera tocarse.

Publicado en Uncategorized | 20 comentarios

Un lugar cercano

 

IMG_8495

 

Mientras mi mente volaba dando bandazos a lugares lejanos, él estaba más cerca de lo que parecía. Mientras mi impaciencia hacía y deshacía desbaratándole sus planes, su tesón y su paciencia sobre todo, él se adueñaba de mi corazón; algo loco, algo desnortado y un mucho perturbado e igualmente maltratado sobre todo en los últimos tiempos.

Creo que la felicidad o lo que pueda asemejarse a ella, es como esa racha de aire fresco que te llega sin que sepas de dónde procede, pero que te viene bien sobre todo para el alma. El corazón vive un poco a ciegas y un mucho en lógica casi siempre difusa. Jamás en un proyecto definido.

Y te planteas si eso de ir contracorriente es inherente al ser humano, a esa capacidad de adaptarse, queriéndolo o sin querer a las circunstancias. O simplemente vivir. Y no me gusta el infinitivo ya que doy por sentado que somos seres sociales y sobre todo comunicativos porque para instalarse sobre la soledad siempre hay tiempo.

 

Publicado en Uncategorized | 10 comentarios

El incrédulo y el tiempo lento

 

IMG_8407

Hay un mar de nubes a mis pies. Veo bandadas de pájaros que las traspasan tal vez huyendo del temporal. Podría ir viajando por encima de las nubes, pero no lo hago tan alto, solo un par de metros por encima de mi cabeza. Lo suficiente para soñar, mi mente siempre anda en otros universos, que más allá de lo que nos pasa hay aún muchos otros mundos fuera por descubrir. Yo creo en ellos y desearía desacreditar al que no lo hace, bien porque la vida se ha encargado de castigarle o por una naturaleza nada optimista en momentos puntuales.

Se dice que la incredulidad no es una emoción, sino un espíritu. Trata de que pensamos que una cosa no es como debiera ser. Cerca de mí puede haber quien se lamente porque los vándalos no se castiguen, llevándole como le han llevado a una situación límite, y aun así es capaz de pedir perdón en hechos que él considera injustos.

Es sentirse impotente por fuera y por dentro porque el alma recibe un disparo y el corazón queda herido para siempre. La esperanza se desmorona y los ánimos se desoyen sin llevarle a ningún lugar.

Pero se puede regresar a pesar de la mentira, a pesar del desánimo, a pesar del pesimismo paralizante, a pesar de todo, se puede, se debe volver. Y sin necesidad de pensamientos filosóficos. La solución es mucho más simple y más sencilla.

La fe y la esperanza perdidas pueden eliminar esa duda. Son mucho más cercanas, más eficaces muchas veces y a las que hay que hacer caso aunque cuesten.

Vaciar de momento la mente para poder escuchar canciones completas, leer libros con la tranquilidad que otorga el tiempo lento y esperar…solo esperar.

Y mientras, desinstalemos esa incredulidad terrenal que aquí tenemos por justicia, reparemos el ánimo perdido que podríamos definir como normal que casi siempre se retrasa y mucho, aunque parezca  que en ese diálogo de sordos solo nos escuchamos  nosotros mismos.

 

Publicado en Uncategorized | 11 comentarios

Por todo y por nada

IMG_8175

Él no escribe poemas, pero sabe escuchar. Mi corazón no escribe versos, no es poeta, pero habla. Yo le abro la puerta periódicamente y él me oye sin pestañear. Él dice que siempre interpongo palmeras entre el paisaje y yo. Tal vez sea porque la vida me las atraviesa. Hoy he imaginado una escueta conversación en la que siempre hay atentos silencios. De una parte y de otra.

__Sé que estás ahí, aquí.

__Lo estoy.

__Sé que me oyes y me ves, cosa por otro lado distinta a otros.

__Lo hago.

__Sé que puedo hablar y que me escuchas.

__Lo sabes.

__Sé que te ha sobrado tiempo para conocerme, creo ser bastante transparente.

__Así es.

__Sé que puedo confiar en ti sin fisuras.

__Lo sabes.

__Sé que te duelen tanto como a mí los dolores de mi alma que yo hago tuyos de forma                           colateral.

__También lo sabes. Shh…no digas nada, te comprendo y desearía ayudarte.

__Ya lo haces.

__Te doy consejos, pero…

__El corazón no entiende. Gracias y perdóname.

__...¿Por?

__Por todo y por nada.

 

 

Publicado en Uncategorized | 15 comentarios

Otoño a la carta

image

También hay un otoño en las emociones. Los días se acortan y los sentimientos parece que también, pero solo es una ilusión óptica. La soledad y los días grises aguardan entre los árboles o en la cima de las palmeras de mis playas.

No hay hojas en la orilla, pero a mí sí que me conmueven las otras, las caducas que un poco más atrás se han suicidado o están a punto de hacerlo sobre el suelo, pero volverán a cobijarnos bajo su sombra.

¿Con qué pretexto salgo y retengo los paisajes idílicos, los días soñados o el tiempo extenso? Forzar puertas para que entre la luz, la claridad, esa que a mí me da la vida no sirve de nada. La paciencia siempre se queda al borde.

Lo que buscamos no está nunca allí donde creemos. Es posible que esté al lado y no sepamos verlo y mucho menos apreciarlo.

Pero un día cualquiera, en un momento cualquiera y con cualquier vago pretexto también o sin ninguno, seguro que podremos elegir a nuestra imagen y semejanza la estación más deseada, manejando los tiempos y las horas en esa leve embriaguez de un otoño a nuestro antojo.

Publicado en Uncategorized | 8 comentarios

El empujón

IMG_8031La noche nunca está desierta aunque esté oscura. Es posible que el mundo se esté hundiendo a mis pies mientras yo pueda seguir contando estrellas. Ya quedé con alguien hace algún tiempo en que iba a hacerlo, así que hace algunas noches y aprovechando un descuido en que dejé la puerta entreabierta ellas se han colado de rondón y me han dejado observarlas.

Me puse a numerarlas y observo con estupor que son muy pocas las que brillan. Tan solo dos o tres, tal vez dos o quizá una, pero continúo haciéndolo. Soy una enamorada de los cielos, del cielo.

Pero la noche también puede ser guarida de derrotas, cobijo de desesperanzas y escondrijo de opiniones desafortunadas, así que espero siempre el amanecer.

Hay quien me aconseja no salga de madrugada temiendo, en el cariño que me tiene, que pueda ser sorprendida por constelaciones algo difusas. No deja de llevar razón, pero siento que sin querer deseo saludar al alba  en esa inconsciencia del que presiente que se le acaba el tiempo para retener la gloria, si la hay, el amor si es que aparece y esa felicidad que quedó un tiempo atrapada  en un paréntesis inesperado.

IMG_8033Solo deseo despedir ese cielo azul brillante que me sirve de techo casi todas las noches y conseguir que un párpado se me abra dulcemente, una sábana se deslice suavemente hacia el suelo, una persiana se suba despacio y unas estrellas que ya huyan de forma precipitada,  se alejen del todo para dejar paso a ese nuevo día que yo pretendo buscar y disfrutar cada mañana.

 

Publicado en Uncategorized | 18 comentarios

Liberar fantasmas y cumplir sueños

fullsizeoutput_b4f.jpeg

Llevo unos días en que todo me sabe a tristeza, a silencio, a impotencia, a un calor frío en donde se han concatenado muchas cosas. Oscuridad y soledad en el cuerpo y en el alma. Un paisaje desolado  en donde mis palabras están muy cansadas, pero siempre esperanzadas y mis pasos vacilantes no darán jamás nada por perdido, salvo lo irremediable.

Me oprime el amor y no me gustaría enfrentarlo al odio porque detesto esa palabra. Hago un cálculo y el  corazón que no entiende de matemáticas desea sumar siempre. A través de un páramo o de un campo de minas, da igual.

El infinito es muy grande para dejarme ahogar y mi cariño por esta única que tengo se renueva en cada estación, en cada golpe, aunque necesite como escribe Sun Tzu… ”sabiduría para ser capaz  de reconocer los cambios de las circunstancias y actuar con presteza”.

Seguirán impávidas las personas y las cosas. Las cosas porque hemos de mudarlas nosotros y las personas porque yo no soy quien para trasladarlas allí donde ellas no quieren estar aunque yo les pida con toda mi alma que deben liberar fantasmas y hacerles creer que aún hay sueños presos por cumplir.

Habrá fantasmas en mi almohada y rugido de leones en mi cabeza así pues…no estoy sola.

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

Un ángel entre dos instantes

IMG_7789

Hacía frío y había silencio. Brillaba una luz cerca del cielo y el motor se paró. Esa estación no estaba ahí, apareció de repente, inoportuna e inesperada. No estaba en el destino programado ni tampoco se le advirtió que no fuese camino para transitar.

Se preguntó en esos instantes, que son segundos sin fin, en todo lo que estaba quedo. Cómo amaría un corazón parado, como llegaría el próximo verano cuyos pasos ya presentía, cómo entenderían sus queridas cosas su partida, pero de momento nada veía ni escuchaba. Solo oscuridad.

Pero alguien estaba esperándole. Un ángel paciente, calmado, tranquilo, eficiente, honesto y profesional; también en esos destinos se encuentran divinidades. Un ángel que estuvo muchas horas junto a él, sin dejarle solo ni un solo momento. Sin dormir, apenas comer, atento, vigilante…dejándose si hubiese hecho falta media vida en el camino. Tal vez allí dejó algún girón de su existencia.

Y el motor arrancó de nuevo. Y él supo que la felicidad estuvo allí y desconoce por qué no estuvo también aquí, a este otro lado en donde los desencantos estrujan a veces la vida que, como su motor, se nos puede detener en un segundo.

Publicado en Uncategorized | 10 comentarios