Entre el ruido y el alma

Todo duerme ya. La noche se pliega a ese mar ahora desvaído.

El sol nos ha secado un día más el cuerpo, pero están inundados tu corazón y el mío.

De un amor sincero, quizá iluso, incomprendido y tal vez pueril.

Aún se desperdigan trozos incandescentes de cielo, sobre dos vidas paralelas, sobre calles airadas y sobre sueños imposibles que solo abrazan angustias.

Porque los universos paralelos siempre son inaccesibles, y los nuestros lo son.

Pero nuestro mundo se distingue por hacer de cada lágrima, de cualquier desencanto, del más mínimo tropiezo, una oportunidad más y nuestro amor así lo es.

Hemos hecho renacer la magia de creer que tenemos un amor que no necesita al mundo y aún cuando el tiempo continúa existiendo, efímero, volátil y despiadado, se nos asemeja infinito, eterno e inagotable.

Es posible, seguro que lo es, que una noche más las fuerzas de dos que se sueñan se hayan concatenado para quererse.

Es ese vacío gris donde gravitan ideas desordenadas de un amor imposible.

El ruido sigue fuera, pero sus almas están aquí.

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

Sal en la noche

De noche llueve demasiado.

Hay ríos de agua salada en los ojos.

Desperdigadas luces que vagabundean en los espacios grises de un cielo que se pregunta y se desorienta.

Se cruzan océanos cubiertos aún de niebla y los grillos parecen solazarse bajo el resplandor azul de la luna que los ciega.

Se esperan palabras, se anhelan versos, pero es ese tren de sueños que siempre deja el andén desnudo y la estación desierta.

Es la noche que pasa.

Es la dulce alfombra que el amor permite posarse sobre ella.

Es el relámpago que nos deslumbra en un mar, el mío, azotado por las tormentas.

Publicado en Uncategorized | 18 comentarios

El amor como fuego

El sol ha dejado a la noche sin su alma y nos escuece abrasarnos. Arden los sentidos en un fuego que enrojece el cielo y el mar solo humedece levemente lo que ni una sola ola puede remedar, el irremediable amor que nos tenemos tú y yo.

He querido sofocar ese incendio y me es imposible. Demasiadas brasas las que arden dentro de mí. Cuesta, porque hay cosas que yo desearía fueran más ignífugas y que no quemasen tanto, tu presencia en mi vida principalmente, pero el transcurrir de los días me dice todo lo contrario, que no puede sofocar ese fuego que no destruye, pero inflama demasiado... el que siento por ti.

Quizás nos hubiese gustado un estío asentado en la breve brisa de la calma y no lo que ahora nos atormenta, pero nada combustiona por casualidad porque hay desvelos bajo las estrellas que una simple cerilla los hace arder. Paisajes de una extraordinaria belleza destruidos en los que la ceniza puede convertirse en secarral permanente y así cualquier atisbo de felicidad es imposible... y yo no deseo eso.

Pero a pesar de un verano tórrido, aún ocurren cosas maravillosas en la vida. Esas que nos hacen felices y que ningún fuego conseguirá arrasar jamás…el amor como llama para vivir.

Publicado en Uncategorized | 15 comentarios

Eso y más

Es nuestro amor esa larga ausencia inacabada. Ese abrazo que envuelve tu respiración y la mía. Ese beso en el que duermo. Ese fuego que arde sin tea. ¡Qué grandeza que existas amor mío!

Ese temblor que me aniquila, confirmando que no puedo sentirte más fuerte porque ya eres todo lo que conformas mi ser, aunque seamos insaciables, voraces de sentimientos y deseosos siempre de más.

Sé que me quieres. Volemos siempre juntos a ese espacio único, a ese entre el horizonte y el cenit donde las estrellas moran para regocijo de los que sobrevivimos más allá de la realidad que nos ahoga.

Hay que estar muy locos para enamorarse en tiempos de sobresaltos y pesadillas. Locos, pero enamorados y esa razón nos hará vivir por y para siempre. En esta vida o en la otra.

Porque el amor dura una eternidad siempre. Así es más alentador, aunque haya veces que se resquebraje a la mitad dejándonos huérfanos de casi todo.

¿Qué es y adónde va?

  Todo lo anterior y al fin del mundo…tú y contigo

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Una fracción de segundo…un beso y nada

Yo no pedí que entraras en mi vida, pero lo hiciste.

Yo no te busqué, pero nos encontramos.

Yo no pedí tener desasosiego, pero mis sentimientos se han apoderado de los tuyos. Y los tuyos entre temerosos y algo esquivos son dueños de los míos, perdóname.

Yo no pedí nada, te lo he dicho muchas veces. Necesitaba mucho, pero no pedí nada.

 Bajo estas calurosas noches de Julio solo quiero pedirte una fracción de segundo para dejarte sin aliento. Aún en medio de este fuego que nos devora, aún en la oscuridad, aún en el silencio, aun en la soledad de cada uno, aun así

Un paraíso perdido podría cobijarnos, bañar nuestros cuerpos y dejarlos a merced de las olas y el salitre. Pero no, no tenemos meta para llegar a ningún sitio, quizás ese segundo…

Solo te pido que sigas ahí, yo seguiré sin pedirte nada… o muy poco.

Una fracción de felicidad para poderte dar el más apasionado de los besos, con el amor que desde hace tiempo te llega desde lo más profundo de mi corazón.

Publicado en Uncategorized | 27 comentarios

La ausencia y mañana

Son mías todas tus palabras.

Son míos cada uno de tus latidos.

Quiero y deseo ser algo en tu cielo, aunque estés a un mundo de mí.

También esta noche te iré a buscar, me refugiaré en esa luna ya desdibujada que está ahí, aunque no la veas.

Y junto a ella esos puntos brillantes, diminutos y estáticos de estrellas en los que está mi fuego, mi amor por ti.

Tu corazón está hecho a la medida del mío y no habrá cielo, mar, sol, agua o viento que lo descabalgue.

Espérame desnudo, llevo un manto de dos mil besos con el que arroparte.

Amar es también percibir la ausencia como predecible, como esperar la muerte de la tarde, como esquivar una noche difusa y sinuosa.

¿Y por qué no un mañana reconstruible y nuevo para dos que se aman y desean quererse?

Publicado en Uncategorized | 29 comentarios

Conjugar en sueños

Quiero que juguemos a imaginar. Hacer vida detrás o al rebufo de otra vida, de la tuya, de la mía.

Que ocurran cosas diferentes cada día, de esas que tú y yo hemos escrito y soñado tantas veces en esos trozos de insomnio que yo te presto cuando ya no puedo con los míos.

Quiero reavivarte pasiones, esas que a ti te contienen y las otras que a mi me sostienen. Parecen iguales, pero no lo son.

Imaginar que somos otros, otros distintos, siendo como somos nosotros mismos.

Suponer que nos dejen querernos, que inexplicablemente sigas a mi lado cuando empiezo a tener la certeza de que ya no sé muy bien donde estás. Con lo que nos ha tocado y con lo que nos pudo suceder, solo suponlo.

Quiero sentir algo distinto cada día y transmitírtelo, aunque yo jamás conozca realmente lo que piensas, solo me dejo llevar por tus palabras. Los poetas siempre estáis más cerca del cielo.

Pensar que el mar no sea solo azul, o verde, o gris, Atrapar en el hueco de mi mano un poco de su inmensidad, no para bebérmela sino para soñarte.

Quiero que imagines conmigo todo eso y más, aunque a ti todo te parezca complicado. Quererse jamás lo es.

Creo que alguna vez esa imaginación debió ser así y si no lo fue deseo que estas torpes palabras sean lo que para Pessoa era la lectura…” solo un sueño de la mano de otro”.

Publicado en Uncategorized | 33 comentarios

Dos en la madrugada

Solo tú y yo sabemos de madrugadas.

Solo los que amamos conocemos la humedad de un despertar en soledad, de ese frío, pero ardiente vacío que solo trae el silencio cuando se deja caer sobre nuestras almas con palabras inflamadas de un amor inmenso y sincero.

Solo los que vivimos en un día de dos, pero con todas las horas para cada uno, sabemos de un tiempo dividido, pero que conforma un único acontecer a través de la distancia… por muy extensa que esta sea.

Solo aquellos que buscamos razones donde existen únicamente dos corazones desbocados, somos capaces de respirar el aire que procede de los poemas y el viento que abofetea nuestros sueños con algo más que abrazos interminables.

Solo los que se regalan sueños, lejanas, pero luminosas luces, trazos inconcretos de un feliz futuro, son capaces de amarse para siempre.

Solo ellos, en un chapotear de primavera que no pide explicaciones, pero que las necesita todas, son capaces de incendiar un tiempo imperfecto capaz de resistir al trueno.

Solo ellos.

Publicado en Uncategorized | 23 comentarios

Tiempo de gigantes

Hace algún tiempo en un día no muy lejano y en un lugar muy cerca de aquí te escribí esto:

Hoy no quiero que leas, ni veas, ni oigas, ni tampoco que escribas. Cierra los ojos, agudiza el oído, pon el corazón en marcha, memoriza todo cuanto te he dicho o escrito aquí o en cualquier otro lugar y siente… solo sien-te.

Te he dado mi corazón, él es el único que me inspira. Es auténtico y no te fallará jamás. Estará con el tuyo en una mirada, en un silencio, en un abrazo porque sé que ambos, aunque no se vean irán siempre juntos.

No deseo que desaparezcas de mis sueños, tú me dijiste que estuviese dentro de los tuyos y eso hago. Vuelco todo lo que siento sobre ti y eso se llama amor.

Guardaré para siempre todas las sensaciones que he podido sentir en tu corazón que, aunque calladas sé que están o eso deseo pensar.

Me confirmaron tus palabras lo que ya había percibido conociéndote, cómo era tu corazón y tu alma, luego solo tuve que dejar a ambos que hablasen. Y en ello están, el tuyo y el mío. Y tu alma arrastrará a la mía porque es la vida, solo ella, la que las lleva

Deseo seguir siendo para ti, como ya apuntaste en una ocasión, tu razón de vivir. Me lastimarías enormemente que no siguiera siendo así porque eso solo se construye día a día, momento a momento y no es necesario estar, sino simplemente ser. Yo sigo regalándote lo mejor de mí, aunque puedas pensar que no.

Un día me preguntaste qué haría si alguna vez se me acabasen las palabras. Y tú mismo te respondiste… soñar, solo soñar; esa era entonces tu verdad. Espero y deseo que junto a la mía lo siga siendo.

Hoy, la hemeroteca del que siente añadiría cientos de párrafos más, con las mismas palabras o con otras de idéntico significado, pero con el mismo sentimiento o con más si cabe. El tiempo destruye o agiganta y creo que estamos en lo segundo.

La vida quiso que nos encontráramos para no perdernos jamás. Como ves las palabras no se han acabado, se han multiplicado, como mi amor por ti.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un instante en la mano

No te muevas, no hables

Solo mírame, ya vives en mis ojos y mi vida

Nadie nos ve

Tenemos toda la noche

Estoy a tu lado y sé que me sientes

Dame tu mano

Mis besos atravesarán tus dedos

 Llévatelos al sueño que desees

Acércalos a tu cuerpo y sentirás toda mi pasión

Arrebatemos al tiempo los días

El momento existe

Hay placeres eternos que solo duran un instante

Publicado en Uncategorized | 31 comentarios