El descanso de un suspiro

Se oscurece la tarde de repente como si un prestidigitador estuviera acechando después de la siesta.

Me escondo en esa nocturnidad vespertina con la música de fondo que sé que te gusta, el jazz de John Coltrane.

Me acuerdo de ti y todo lo que para mi significas, aunque tú desees ignorarlo, pero sabes que ese desconocimiento es tozudo, como yo lo soy a veces.

No tengo la culpa de amarte de esta manera. Hay silencio y solo deseo dejarte estas letras cuando he dado descanso a esos ojos que tú tanto admiras, que no dejan de ser la visibilidad de mi alma.

Pupilas en oscuridad y pensamientos desbordados más allá del horizonte sin futuro, que yo inútilmente persigo. Descompongo esa música para quedarme un rato más contigo. Un mundo en ese espacio invisible en donde estamos tú y yo. Porque vivimos en esa dulce fragilidad que el tiempo tumba como y cuando quiere.

Y tú escribes. Me escribes sin parar y esa voz que no oigo y que llena espacios en blanco, es la que me hace levantarme cada día. Porque sé que estás, estamos, en esa conexión que ninguna inteligencia artificial logrará descifrar jamás.

Y es que echar de menos no es una ausencia, es el descanso de ese suspiro continuo cuando te pienso y te deseo. Nuestras soledades se encontraron en esa casualidad que muchas veces hace el trabajo sucio y casi siempre a destiempo.

Pero me quedo con el amor y su locura que, según Antonio Machado, es lo sensato.

Publicado en Uncategorized | 41 comentarios

Sesenta minutos

Tengo mañanas en las que el cielo esquiva al sol y tardes sin ti en las que el mar no se deja acariciar. No es memoria el que tú estés en mí, es algo más que el tiempo se ha encargado de regalarme.

Hay otra vida en la que a buen seguro han de existir los sueños intemporales. En la que espero encontrar besos y no palabras. Minutos y no horas perdidas. Felicidad y no vacíos. Y en esa también te voy a querer, más aún si cabe.

Hace un rato te dejé el penúltimo beso, recordando que hoy tengo sesenta minutos más para soñarte en aquellos universos que podríamos conquistar en tan solo un instante…porque tú y yo, no necesitamos más.

Y no hay soledad. Es soledad de perder tu sonrisa, tu mirada, tus caricias en nuestros abrazos, tus deseados besos, tu amor sincero y callado, tus tímidos te quiero en ese corazón al que solo le basta un minuto para regalarse. No, no hay tristeza ni melancolía, solo amor, sin tiempo y sin distancia.

Huele a frío próximo y a oscuridades tempranas, pero mientras el reloj tenga una hora más te llevaré conmigo a cada segundo, al menos hasta la próxima primavera…cuando tengamos una hora menos.

Publicado en Uncategorized | 26 comentarios

Allí también habrá un poema

Sigues dentro de ella, de mi alma, porque la hiciste compatible con la tuya y ahí estamos, en esa simbiosis que nos hace felices a los dos. Un día te escribí esto que hoy sigue. Y ahí está. Con tiempo, sin tiempo, con palabras o sin ellas, con miradas, con silencios. A ella no se le nubla la memoria o eso creo, quizá para nada o tal vez para todo.

No me preguntes por qué hoy lo recuerdo.

Cuando estemos allí…

No me digas nada, sólo cógeme de la mano, mírame a los ojos y dime que nuestro amor no fue un sueño.

Cojamos las estrellas que nos iluminaron aquí y estrujemos las nubes que se interpusieron en nuestro cielo hasta hacerlas desaparecer porque todo será claro, diáfano y azul.

Habrá valido la pena cansarse de esperar la eternidad porque ella siempre nos dijo que cumpliría.

No caerá ni el día ni la noche porque el tiempo… ese que había solo si lo había, habrá viajado con nosotros.

Tu cuerpo y el mío se fundirán en ese eterno abrazo capaz de dejarnos sin respiración.

Poco importará que llegue la primavera o que se desvanezca el invierno cuando habrá otro universo con más estaciones eternas para abrigar fríos y cortar flores.

Cuando lleguemos lo sabremos. Mientras… duerme dentro de mi corazón y arropa mi alma en una larga noche infinita.

Allí puede ser un instante, un hola, un adiós, o tal vez el silencio inesperado. Allí es posible que esté a la vuelta de la esquina o en un desierto imperfecto.

Allí deseo sigas siendo tú porque hay un vacío que no lo llena ningún mar, ni el cielo, ni otro alguien.

Allí donde esté un poema tuyo estaré yo. No soy un verso, solo soy un corazón que ama. Ese que podría hoy añadir miles de párrafos más, con más amor aún, porque eso…eso es lo que no nos pueden quitar y es lo único que nos podremos llevar.

Allí…

Publicado en Uncategorized | 24 comentarios

Un paseo

Vamos a dar un paseo. Desde la raíz de nuestros cuerpos hasta el espacio.

No deshagamos los abrazos ni escondamos las miradas.

Quedémonos las palabras sordas que gritan más allá de la poesía.

Inundemos nuestros sueños y calmemos las ansias de lo imposible.

Auspiciados por la luna y aunados por el mar dejemos a los sentidos…sentir y a los deseos…anhelar.

Extasiémonos en los suspiros entrecortados que dejan a nuestro corazón en parálisis.

Quiero sentir los días como si fuesen lustros y los minutos como eternidad.

Quizá estemos al margen de la vida, pero dentro de ella. Contemplemos sin pensar.

El alma nos aísla del suelo, pero aún no tenemos dotes de equilibristas.

La vida también es un paseo que muchos no saben dar sin cansarse, solo hay una forma de no agotarse…hacerlo como lo que es, un trayecto único y solo con el amor como equipaje.

Ven poeta, paseemos juntos. Te quiero.

Publicado en Uncategorized | 35 comentarios

Entre el ruido y el alma

Todo duerme ya. La noche se pliega a ese mar ahora desvaído.

El sol nos ha secado un día más el cuerpo, pero están inundados tu corazón y el mío.

De un amor sincero, quizá iluso, incomprendido y tal vez pueril.

Aún se desperdigan trozos incandescentes de cielo, sobre dos vidas paralelas, sobre calles airadas y sobre sueños imposibles que solo abrazan angustias.

Porque los universos paralelos siempre son inaccesibles, y los nuestros lo son.

Pero nuestro mundo se distingue por hacer de cada lágrima, de cualquier desencanto, del más mínimo tropiezo, una oportunidad más y nuestro amor así lo es.

Hemos hecho renacer la magia de creer que tenemos un amor que no necesita al mundo y aún cuando el tiempo continúa existiendo, efímero, volátil y despiadado, se nos asemeja infinito, eterno e inagotable.

Es posible, seguro que lo es, que una noche más las fuerzas de dos que se sueñan se hayan concatenado para quererse.

Es ese vacío gris donde gravitan ideas desordenadas de un amor imposible.

El ruido sigue fuera, pero sus almas están aquí.

Publicado en Uncategorized | 15 comentarios

Sal en la noche

De noche llueve demasiado.

Hay ríos de agua salada en los ojos.

Desperdigadas luces que vagabundean en los espacios grises de un cielo que se pregunta y se desorienta.

Se cruzan océanos cubiertos aún de niebla y los grillos parecen solazarse bajo el resplandor azul de la luna que los ciega.

Se esperan palabras, se anhelan versos, pero es ese tren de sueños que siempre deja el andén desnudo y la estación desierta.

Es la noche que pasa.

Es la dulce alfombra que el amor permite posarse sobre ella.

Es el relámpago que nos deslumbra en un mar, el mío, azotado por las tormentas.

Publicado en Uncategorized | 18 comentarios

El amor como fuego

El sol ha dejado a la noche sin su alma y nos escuece abrasarnos. Arden los sentidos en un fuego que enrojece el cielo y el mar solo humedece levemente lo que ni una sola ola puede remedar, el irremediable amor que nos tenemos tú y yo.

He querido sofocar ese incendio y me es imposible. Demasiadas brasas las que arden dentro de mí. Cuesta, porque hay cosas que yo desearía fueran más ignífugas y que no quemasen tanto, tu presencia en mi vida principalmente, pero el transcurrir de los días me dice todo lo contrario, que no puede sofocar ese fuego que no destruye, pero inflama demasiado... el que siento por ti.

Quizás nos hubiese gustado un estío asentado en la breve brisa de la calma y no lo que ahora nos atormenta, pero nada combustiona por casualidad porque hay desvelos bajo las estrellas que una simple cerilla los hace arder. Paisajes de una extraordinaria belleza destruidos en los que la ceniza puede convertirse en secarral permanente y así cualquier atisbo de felicidad es imposible... y yo no deseo eso.

Pero a pesar de un verano tórrido, aún ocurren cosas maravillosas en la vida. Esas que nos hacen felices y que ningún fuego conseguirá arrasar jamás…el amor como llama para vivir.

Publicado en Uncategorized | 17 comentarios

Eso y más

Es nuestro amor esa larga ausencia inacabada. Ese abrazo que envuelve tu respiración y la mía. Ese beso en el que duermo. Ese fuego que arde sin tea. ¡Qué grandeza que existas amor mío!

Ese temblor que me aniquila, confirmando que no puedo sentirte más fuerte porque ya eres todo lo que conformas mi ser, aunque seamos insaciables, voraces de sentimientos y deseosos siempre de más.

Sé que me quieres. Volemos siempre juntos a ese espacio único, a ese entre el horizonte y el cenit donde las estrellas moran para regocijo de los que sobrevivimos más allá de la realidad que nos ahoga.

Hay que estar muy locos para enamorarse en tiempos de sobresaltos y pesadillas. Locos, pero enamorados y esa razón nos hará vivir por y para siempre. En esta vida o en la otra.

Porque el amor dura una eternidad siempre. Así es más alentador, aunque haya veces que se resquebraje a la mitad dejándonos huérfanos de casi todo.

¿Qué es y adónde va?

  Todo lo anterior y al fin del mundo…tú y contigo

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Una fracción de segundo…un beso y nada

Yo no pedí que entraras en mi vida, pero lo hiciste.

Yo no te busqué, pero nos encontramos.

Yo no pedí tener desasosiego, pero mis sentimientos se han apoderado de los tuyos. Y los tuyos entre temerosos y algo esquivos son dueños de los míos, perdóname.

Yo no pedí nada, te lo he dicho muchas veces. Necesitaba mucho, pero no pedí nada.

 Bajo estas calurosas noches de Julio solo quiero pedirte una fracción de segundo para dejarte sin aliento. Aún en medio de este fuego que nos devora, aún en la oscuridad, aún en el silencio, aun en la soledad de cada uno, aun así

Un paraíso perdido podría cobijarnos, bañar nuestros cuerpos y dejarlos a merced de las olas y el salitre. Pero no, no tenemos meta para llegar a ningún sitio, quizás ese segundo…

Solo te pido que sigas ahí, yo seguiré sin pedirte nada… o muy poco.

Una fracción de felicidad para poderte dar el más apasionado de los besos, con el amor que desde hace tiempo te llega desde lo más profundo de mi corazón.

Publicado en Uncategorized | 27 comentarios

La ausencia y mañana

Son mías todas tus palabras.

Son míos cada uno de tus latidos.

Quiero y deseo ser algo en tu cielo, aunque estés a un mundo de mí.

También esta noche te iré a buscar, me refugiaré en esa luna ya desdibujada que está ahí, aunque no la veas.

Y junto a ella esos puntos brillantes, diminutos y estáticos de estrellas en los que está mi fuego, mi amor por ti.

Tu corazón está hecho a la medida del mío y no habrá cielo, mar, sol, agua o viento que lo descabalgue.

Espérame desnudo, llevo un manto de dos mil besos con el que arroparte.

Amar es también percibir la ausencia como predecible, como esperar la muerte de la tarde, como esquivar una noche difusa y sinuosa.

¿Y por qué no un mañana reconstruible y nuevo para dos que se aman y desean quererse?

Publicado en Uncategorized | 29 comentarios