Un instante abrasador

Quisiera detener la vida en un instante, un instante de amor contigo.

Con tu rostro pegado al mío, con mi cuerpo aferrado al tuyo.

Paladear besos apasionados que dejen en mí un sabor a miel.

El amor me despierta del hastío hasta emborracharme de ti. La quietud del cielo y el agua mojan el corazón hasta ahogarlo, mi sudor no desaparece y el calor me ahoga.

Hay algo poderoso que extermina las situaciones de querencia extrema, tú lo sabes, yo lo sé y puede que estemos extrañamente confundidos, pero sentir así bien vale cualquier equivocación.

El amor es como seguir a las nubes empujadas por el viento, hay que contonearlo, pero no aferrarse a él como un asidero seguro porque no te dejará que lo toques, es en esa libertad lo que lo hace grande.

Su magnitud, la que aquí y ahora yo derrocho por ti, será, mucho me temo, lo imposible que desemboque en la eternidad.

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios

El cielo siempre queda lejos

Predecible será que caiga la tarde sobre la tierra ardiente y un manto de azul cobalto en progresión a negro nos vuelva a cobijar en los añicos de la utopía.

Predecible no será que me envuelvas en tu cuerpo al amparo de tu poesía para decorar con tu sombra el corazón que me quema.

Predecible será que no sea nada cuando deseamos abandonarnos al destino de ese aliento apasionado que nos deja a centímetros del éxtasis.

Impredecible que podamos volar cuando te despojan de las alas. Las tuyas calcinadas por el fuego de la sinrazón, el egoísmo y el desamor y las mías ansiosas de darte lo mejor de mí, deseando volar por encima del tiempo, el lugar o las circunstancias.

Dime amor…¿Cómo se puede predecir algo si nadie fue capaz de anticipar que dos corazones, con razón o sin ella, fueran capaces de apostar por un amor que queda más allá del cielo?                                

Publicado en Uncategorized | 12 comentarios

Noche de fuego

Trato de dormir en los ecos de tu respiración, pero el aire nocturno es espeso, cargado, horrorosamente caluroso y ni aún tus lejanas y ausentes caricias me dan ese escalofrío que yo quisiera sentir.

Tú eres todas esas esperanzas que acortan distancias. Nos pierde la oscuridad de esa noche eterna donde mutan sensaciones invisibles que ni siquiera caben en ese rincón donde la luz se pierde.

Sigo besando esos recordados instantes en los que me miras cuando tu silencio tropieza con mis ojos y se queda absorto en ese volcán de sentimientos que solo puedo trasladar a ese paraíso virtual de un papel en blanco.

El alma está abatida más allá de la canícula, pero aún así, la pasión que me consume está presente en cada una de las llamaradas que mi corazón desprende cada día…por ti.

Me propuse que jamás sentirías latidos fríos y no es difícil hacer lo complicado fácil cuando existe el amor, ese amor que no se parece a ninguno, y que no consentirá jamás un respiro de aire seco que no pueda ser sofocado.

Publicado en Uncategorized | 20 comentarios

Dos mil días y un poeta

Yo no esperaba al poeta, como tampoco él, el escritor náufrago esperaba recalar en esta cala perdida y solitaria donde las aves hacen parada para admirar el cielo. Pero sucedió.

Desalentado estaba el amante de letras en esa ausencia por aquello perdido y a muchos ratos melancólicamente recordado.

Lástima que no exista una isla para los desolados, allí hubieran fluido tu corazón y el mío como ríos desbordados en la pasión que nos une y que solo hemos de someterla ahora al cauce de la soledad, el silencio o a esas lágrimas que tú no ves o no vemos el uno en el otro.

Pero el poeta sigue siendo un soñador y mis quimeras siguen siendo suyas desde hace ya más de dos mil días.

Bájame esta noche una vez más la luna, cúbreme con su resplandor, sé que temblará ante el mar que abajo espera, como te estremeces cuando te abrazo, como te ahogas en esos versos que anhelan ser algo más que palabras. El mar te necesita porque no es el amor incierto del que escribía García Lorca, no. Es algo más, mucho más.

Quizás sean solo insomnios que caminando hacia la nada nos hacen vivir y soñar. Metáforas que sabotean los días en un intento, tal vez baldío de alegrar un corazón enamorado.

Publicado en Uncategorized | 16 comentarios

El suave aleteo de una caricia

Déjame hablarte. ¿No ves que el silencio no puede más?

Deja a mi mirada extasiarse en tus ojos

Guíame mientras que mi corazón libera latidos, recitándote cara a cara el más puro, sincero y bello poema de amor.

Amor es distancia y proximidad.

Estoy tan cerca de ti que percibo la esencia del amor en ese breve espacio entre mi desierto y tu oasis, entre un suspiro y un beso.

No sé como se expresa el amor en silencio. Cada gesto se esconde detrás de cada palabra, pero yo me ahogaría sin ellas, sin las tuyas.

Percibo a ciegas el placer en un futuro que no existe, en ese silencio que solo es esa caricia que se desvanece en el torpor del día, cuando ya el sol ha calentado la superficie estancada de los sentidos y los ha derretido…calcinándolos.

La vida sigue y yo deseo hablarte antes de marcharme.

Deja que te acaricie con suavidad, con pasión, con el amor que te tengo, aunque solo sea por verme comprendida, sentida y por qué no deseada.

Publicado en Uncategorized | 17 comentarios

Hoy no

Hoy no te hablaré de amor. Hoy no disimularé que voy tras tus latidos desde que me sedujo tu alma y tu poesía.

Hoy no recogeré tu sonrisa, ni acariciaré con mis ojos los tuyos, ni me recostaré en el lecho siempre bello y deseado de tus palabras, esas que llenan tu ausencia y mi soledad y que el destino siempre reserva a los que llegamos tarde a algún lugar.

Hoy no haré vibrar tu corazón, ni lo colmaré de calidez para empaparlo de vida, para que mi paso por tu existencia no sea solo poesía o palabras.

Traspasa hoy los límites del tiempo sintiendo la pasión de tu existencia, la que soñaste, la que perdiste y esa que brotó un día en tu corazón cuando el azar hizo que se encontrase con el mío.

Hoy no te pediré un beso, ni abogaré por ese cálido abrazo. Hoy a lo mejor me duelen ambos porque de tanto sentir el alma torna a desmayarse, pero no te preocupes hay suplicios que el corazón arrastra casi por costumbre.

Hoy no te presto mi alma porque ya es tuya, ni te dejo mi sueño porque se ha hecho un hueco perenne en esa nuestra noche oscura y desangelada.

Hoy no imaginaré tus labios húmedos mezclados con los míos, ni tu cuerpo a tientas en rachas de sensaciones y deseos.

Hoy seguiré amando la vida y amándote a ti. En ese tímido silencio cuando estás y en ese constante suspiro cuando te ausentas.

Hoy no te hablaré de amor, hoy no…o tal vez sí, solo para sepas que existe.

Publicado en Uncategorized | 18 comentarios

Sentir y vivir…por ti

Hay pedazos de besos que dejo cada noche en tu almohada.  Hay remolinos de suspiros que el viento lleva hasta tu mesilla. Hay un existir y un dejar de serlo cuando la noche oscura nos solivianta a ambos con el insomnio.

Vivir y padecer con el único bagaje de lo que sentimos, de lo que somos. Vida, ilusión y química. Así definiste y desnudaste tu alma hace ya algún tiempo e irradiaste la mía también.

Nuestros sentidos, ese nuestro yo más íntimo, salen a ese mundo de fuera y se apropia de él. Pero a veces la vida nos sobrepasa, llega a nosotros de repente sorprendiéndonos. Así lo hiciste tú, así estás, así sigues.

Y mientras el tiempo se nos va en jirones desconocemos lo que es amar de verdad. Y ahora ya no sé si estoy dentro de esa intemporalidad o solo es la debilidad de mi piel la que con tu solo tacto me hace saber que siento, que vivo.

Es el amor, eso intangible con el que yo deseo llenar tu alma de vida. Perdóname si a veces hago demasiado ruido. No te arrepientas jamás de sentir, no te de miedo amar. Error será siempre albergar un corazón vacío engañándole. Nos sentimos vivos y afortunados. Yo no necesito nada más.

Al cobijo de tu existencia, si me dejas, estará la mía, pero siempre codo con codo en esa soledad sonora que el poeta define como esa armonía entre un amor y una vida perdidos y los nunca realmente vividos.

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

Un beso en el espejo

He escuchado esta noche tus susurros. Esos deseos prohibidos que gritan, que duelen y que de alguna manera desean hacerse visibles. Oleadas de cariño escondidas bajo tus palabras, esas que para mí al menos, titilan como estrellas.

Fluir de ríos entre angostos cauces, sentires de amor que me dejas y que yo comparo con esas mariposas atrapadas en el cristal de una ventana, ansiosas por volar hacia el cielo del otro lado.

Reconfortas mi corazón en esa ausencia donde nuestro amor está, si es que alguna vez hicimos parada en algún sitio.

Déjame quererte sin que te angustie nada y si ha de serlo que sea mío porque las palabras seguirán revolviéndose en horas perdidas y solo me importa tu felicidad.

No me dejes a solas con el espejo porque solo me devuelve arrugas, soledad y tropiezos, él no tiene nada que decirme, pero tú aún sí, o eso espero.

Voy a seguir amándote con locura, nacer y desvanecerme en cada mirada, en cada abrazo, en cada caricia, en cada palabra también.

El amor sigue valiendo toda una vida, aunque a veces solo sea una página vacía, un beso dejado en el espejo y un insomnio lleno de ellos.

Publicado en Uncategorized | 42 comentarios

El libro, ese mágico lugar

Algún día despertaremos y muy posiblemente no estaremos aquí. Cuando nuestra realidad no sea la que es, el sueño que nos tiene adormecidos se habrá disipado destruyendo los castillos de la poesía, de la prosa, de las horas y letras perdidas en ese tiempo en que anduvimos a tientas por las cosas.

Dos corazones, que andaban hipnotizados bajo el sueño de ese amor como ninguno, recordarán lo que les hizo vivir sobreviviendo.

Pero no importa amor mío, el corazón pudo aguantarlo todo, traspasó la frontera de las palabras, imaginó que estaba más allá de ellas, fue protagonista de esa sublimación que es estar al otro lado de lo imposible dentro de la utopía, siendo solo lo que fue y sigue siendo…amor, esa herida en el alma sin cura posible.

Mas encontrados en esa existencia, juntas ya la tuya y la mía, encontraremos la razón que nos hizo vivir, qué importan ya los vacíos, las ausencias, las huellas de lo que dejamos, esa conexión que regurgitaba cada día haciéndonos creer que éramos únicos y que algún día estaríamos donde ahora, sin insomnios perversos y sin ilusiones a la mitad. Qué ha de importarnos ya. Solo seremos nuestro libro.

Pero aún respiramos ese aire de primavera fría, de noches solitarias, de sueños reverdecidos en palabras que van y vienen a través de las nubes, gritando a través del cielo nuestro desnortado deseo, el de amarnos para siempre.

Seguiremos contando horas, envidiando al sol y la lluvia porque la felicidad solo son cuatro letras que pueden escribir el mejor libro.

Publicado en Uncategorized | 22 comentarios

Después de la tormenta

Déjame que repose en ti, corazón de poeta.

Si mi tiempo te encontró destrozado, muerde mi alma en esa inspiración que hace renacer versos gastados y melancolías de amores perdidos.

Aún pueden las sombras grises del insomnio avivar esas sacudidas naranjas del amanecer.

Deseo que hagas reposar tu corazón de náufrago en el asilo siempre loco de las gaviotas.

Si has sido capaz de recoger mi alma bajo la sombra de las palabras, también habrá un lugar para que un día las sílabas no sean solo troncos de tormenta en el refugio de una playa olvidada.

Nos aplasta el tiempo, las horas, esos segundos que se desploman sin poderlos evitar. Y el amor nos subleva revolviendo la sombra ingobernable del sentimiento.

Eres ese amor que es más existencia que olvido, perdóname, paradoja de aquellos que son agoreros de su valor efímero.

Deja que los almendros no sean solo flor y perfume de un amor perdido, sino reguero en primavera de una poesía hecha vida.

Publicado en Uncategorized | 38 comentarios