Unas ligeras gotas de lluvia

 

IMG_1186

Las de Neruda se adelgazaban como las huellas de las gaviotas. Las mías se hacen invisibles como el viento

Bécquer  consiguió escribir los más bellos versos con ellas aunque sus golondrinas migraran tanto  que desconocemos si se posaron sobre su nido de amor buscado.

Las tuyas…¡ay las tuyas! Déjamelas en cualquier rincón, las encontraré por muy escondidas que estén.

Porque… ¿sabes qué? Me hacen soñar, gozar, no tener miedo, aguardar con calma, abrazar tu corazón y confundirme con él hasta ser solo uno.

Y mientras tus palabras arriban, las que deseo me susurres  esta noche, te dejo un post-it sujeto a unas ligeras gotas de lluvia con las pocas mías de hoy a fin de que no las olvides.

                                                         _Te quiero.

                                                         _Abrígate.

                                                        _Él tiene escalofríos.

                                                        _Lo desnudas demasiado.

                                                       _Será eso, es eso.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 22 comentarios

Quiero…

IMG_0188

Quiero que me digas lo que piensas,

que no des marcha atrás a tu corazón cada vez que él te late,

que recojas mis palabras cuando escribiéndolas en el iris de mis ojos te las dejo  a modo de regalo para que te recrees en ellas. 

Quiero que el silencio no me haga daño, no nos haga daño (o pensar que en ti también es así)

¿Por qué  no le damos volumen para oírnos cuando ya lo hacemos cada uno por nuestro lado? Tú a tus sueños y yo a mis desvelos.

Quiero  seguir fluyendo pero siento ahogarme en un río sin cauce.

Y quiero latidos que griten, y abrazos colmados de ti, y palabras sin pantalla, y sueños que no estén descabalados, porque queriéndote como ya lo hago y sin tener todo esto ya soy…imagínate poseerlo.

Publicado en Uncategorized | 21 comentarios

Desde la calma

A8879E6F-99DA-415D-B090-7F5537776440

Hoy no te he visto. No me he encaramado a la terraza de mis sueños para divisarte, ni tan siquiera me he acercado a ti para sentirte. No he tenido ganas de nada aunque él tenga enormes deseos de todo; pero sí te he soñado en esa enorme pausa que me van dejando los días, ahora cada vez más oscuros e inútiles.

Y sé que sigues ahí, en numerosos lugares y en ninguno a la vez, dibujando ese mapa que solo unas buenas cartas náuticas saben interpretar y yo no me considero un buen marino. Tu inmensidad es tan grande que siendo las tres cuartas partes pareces invadirlo todo, hasta la roca más dura y el fondo más profundo.

Te escucho sin oírte porque introducirme en tu inmenso e infinito corazón, como lo hace la estruendosa ola  se me hace cada vez más difícil y complicado.  Y te percibo solo con la punta de mis dedos en algo más que una humedad apenas perceptible, porque ver sin demasiada claridad es estar distante y pasar sin mojarse.

Solo consigo de forma tímida bucear y zambullirme en todo tu ser sin ser agua, sal o arena, lo que por encima de todo me impresiona cuando por otro lado el misterio del amor que te tengo me haga imaginar que tú y yo ya somos uno desde hace tiempo.

Lo que veo, si es que sucede, puede que me cause pesar, que me ahogue en sufrimiento o que me perturbe hasta hacerme enloquecer, pero solo es la conformidad de lo imposible, de ahí el salvavidas del que hago mi vida con el único fin de que nunca dejes de estar a mi lado aunque aquí en la orilla en donde estoy todo sea desigual, anodino o disparejo.

Publicado en Uncategorized | 15 comentarios

La voz del tiempo

IMG_5882 2

Sentémonos aquí. Si me miras aún pueden quedarme fuerzas, agárrate fuerte a mí y déjame hablarte. Me escribiste una preciosa carta hace ya algunos meses y no veo nunca la oportunidad de poderte contestar. Dejo siempre la oportunidad para mañana sin pensar en esa fugacidad tuya de desaparecer en el momento más inesperado.

He visto tanto de ti que tu retrato ya se me ha quedado pequeño. Nunca me has puesto las cosas fáciles, tampoco se las sirves a casi nadie, pero es aquí y ahora cuando deseo con todas mis fuerzas retenerte y hacerte mío.

Nunca te has plegado, claro que no, no puedes, simplemente continuas. Te voy a sostener mientras me dejes porque ahora me haces más falta que nunca. Me lo pusiste fácil aquel día. Me acerqué a él, le miré, nos miramos, y  en aquel momento supe que ya nada era mío, ni siquiera tú. Alguien convirtió mis palabras y mis hechos en algo en lo que jamás pude soñar… tu voz enamorada más allá de la extensión de tu existencia.

Me dijiste que te esperara y eso hago, solo tú sabes hasta cuando. Quizá duela al pensarlo desde donde estoy, pero así pasas tú por la vida…vehemente, azorado, cansino, torpe, amargado y también como ahora feliz.

Sé que estar es marcharse. Lo sé. Me resigno a ello, pero quédate un poco más. Hay una verdad y un presente capaces de mover un mundo en el que aún pueden quedar millones de palabras más para alegrar mi alma. Aún pueden existir llantos y sonrisas. Habrán de llegar  soles y nieves y he de escuchar miles de pájaros más contemplando las nubes, pero me has de dar tu existencia, para seguir amando a un corazón que está a mi lado aunque casi no lo vea ni le oiga.

Sigamos sentados aquí.

 

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

El eco silencioso

IMG_0092

El otro día, al filo del amanecer, subí a ese pico de la ensenada en donde cada día te sueño. Miré los cielos próximos a explosionar y les pregunté por nosotros, por la vida, por el alma, por la felicidad.

Había quedado contigo. Mi respiración lo hacía en espiral porque casi se había esfumado. Me costó trabajo llegar, pero lo logré… y no estabas.

Hilvané pensamientos con las palabras más bellas y sentidas que para ti siempre anidan en mi corazón y me dispuse a esperarte. Necesitaba decirte te quiero… por si acaso no volvía, pero tú no me escuchabas.

Había ordenado el cielo esperando tu llegada. Lo había repintado en un azul celeste aún más claro de aquel que habíamos observado aquí abajo. Lo miré queriendo buscarte, oliendo a esa verdad que tantas veces yo había preconizado. Me aposté en esas esquinas cuadradas de las estrellas que nos habían iluminado para observarte sin que me vieses.

Quise retener el mal del olvido para acariciar esa estrategia de conquistar el placer al estar contigo, pero solo me rodeaba la oscuridad.

¿Dónde estás amor? Pero hay muy pocos que puedan responder al silencio. Algunos lo hacen solo a gritos y solo uno es el que siempre trae el eco cuando un corazón no puede estar al lado de aquel que siente.

 

Publicado en Uncategorized | 23 comentarios

Suspirar, soñar, despertar…

 

IMG_0177

“Cuando estoy respirando,

el aire que respiro es amor. 

Cuando sueño de noche,

el sueño en que navego es amor. 

Cuando por fin despierto,

el beso que me gustaría recibir sería el tuyo…amor” 

Me ha de perdonar el Sr. Gala porque he fusilado sus versos a mi manera. Una quimera más de mi mente porque yo solo deseo seguir respirando, soñando e imaginando despertar en ese lugar en donde tú estás aunque no sea deber mío buscarte, mucho menos encontrarte, solo conjugar palabras sin modo ni tiempo con esa tu alma similar a la mía.

Y suspiro que es un respirar sofocado, por esos abrazos que se deshacen en instantes, por esas miradas que se pierden en la distancia y por esos besos que tienen hora exacta de caducidad.

Y sueño que navego por ese cielo mitad tuyo en donde refugio mis desasosiegos como una isla salvavidas en esos jirones de mis noches desechas. Y sé que me susurras murmullos que llenan mis vacíos en aquellas madrugadas en donde el alma vaga tediosa por los espacios celestes de la imaginación. Todo es una realidad inexistente que tiene alma propia, la tuya sin más. ¿Irresoluble? Probablemente sí o seguramente no, ambas cosas, pero para mí viva.

Y despierto, como ese mal sueño en que se refugia siempre el amor que es lo único que aporta sentido a todo lo que hacemos porque todo el tiempo que no dedicamos al amor es un tiempo perdido. Vivimos para que nos amen.

Ya ves que siguen volando mariposas a pesar de la inminente llegada del otoño. No seré yo quien las espante. Tú me ayudaste a crear los paisajes, tú liberaste todos mis fantasmas  y tú hiciste más nítido el cielo, pero las cosas imaginadas, las cosas soñadas y la realidad  casi siempre están en una continua contradicción… sigo suspirando.

Publicado en Uncategorized | 16 comentarios

¿Por qué te dejaron tan solo?

IMG_0054.jpg

Agosto ha representado un paréntesis largo, triste y acalorado, como el que tú corazón has vivido. Y cuesta reponerse de un estío así, pero no ha tiempo de sentir el desconsuelo aunque ahora un poco de tristeza es quizá sosiego. Latir no es impulsar la vida también hacerla sangrar. Tal vez te equivocaste aunque no sé en qué.

Te conozco bien y sé que nunca prevés las cosas que el sentimiento arrastra, solo vas tras ellas porque tú eres simplemente así…apasionado, vehemente, ardiente, creo que grande y terriblemente impaciente. El amor siempre hace las cábalas a su manera, la mayor parte sin sentido.

Ofuscado te has quedado sin palabras y ya no sabes cómo ni dónde llamar para que sigan viniendo aunque sepas que están. Sí, a esos parecidos al tuyo y que te hacen vivir. Andas un poco huérfano de esperanza como un ave trémula que perdió su música y no la encuentra.

Sabes también que vivir es un adiós constante, pero sé que  echas de menos contar estrellas, cortar flores, leer hasta la extenuación excelente prosa y bellísimos poemas, escuchar fantásticas músicas, y compartir animadas y deliciosas conversaciones en tardes de ocasos dorados y brisas marinas, esos diálogos maravillosos que ya quedan hoy casi obsoletos engullidos por la prisa y el desapego.

Han desmantelado tu guarida y ya no sabes donde dormitar sueños. Tengo también la extraña sensación de que te has  confundido en esa angustia excesiva del espíritu por nada o quizás  por todo. Te conozco bien y eres ávido de emociones. Sé que sufres por ello y lo siento de veras, pero no te tengo más que a ti y no tienes recambio…de momento.

Sé que estás desarbolado y que entre lágrimas silenciosas y miradas esquivas eres incapaz de pronunciar palabra alguna. Menos aún de escribir. No hay silencios más sonoros que esos. Y sigues llorando, como lloran los que aman… ¿Por qué te dejaron tan solo corazón?

Publicado en Uncategorized | 28 comentarios

Dos palabras y un mundo

 

IMG_7703

Deja que me bañe en tu río, el corazón siempre fluye.

Deja que coloque mis “te quiero “ a su orilla y los acurruque en alguno de esos meandros en donde tu agua se recrea. 

Deja que me pierda en ese misterio insondable de tus sentimientos. 

Quiero ser yo y mis sentidos y no cerraré jamás ese resquicio que me reconcilia con aquellos a los que quiero, tú entre ellos. 

Podrás silenciar las palabras, y sé que te dejé sin ellas, perdóname, pero no acallarás mi corazón por mucho que duela. 

Él no pudo aguantar más y se abrió. Como un volcán al que sus laderas no pueden contener. 

Sabes que en dos palabras cabe el mundo.

Yo no te pido nada. Necesito mucho, pero no pido nada. 

Solo necesito que me acompañes aunque sea en sombras deslavazadas porque no quiero ni deseo desfallecer cuando amanezca. 

Sigo despierta…quizá dormida, no sé.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 18 comentarios

La magia en pleno misterio

qgAJotSITi+AwyG8qk%lIg

No debiste enseñarme tantas cosas. Ahora sé algo más y también imagino demasiado, que también. Y no sirve de nada que te escondas porque si tu corazón ha arriesgado será por alguna razón. Déjalo ir, transmítele confianza él te quiere bien y jamás te traicionará aunque nada tenga que ver la enseñanza con el sentimiento… ¿o sí?

No ando estos días muy inspirada, las musas parecen haberse ido de vacaciones sin aviso, pero yo sigo estando con ellas, con tus  palabras, esas que son mi existir, nunca demasiadas para mí. Quizá podrían desplomarse por el calor, pero ahí siguen y seguirán. Nada se quema mientras haya alguien que sofoque esa llama.

Las marco en negrita y entresaco algunos párrafos que, dado el tiempo en que estamos, desnudo a mi manera. Y es que en estos días…las necesito más que nunca. 

“La noche sigue siendo un puñado de estrellas y una constelación de sueños…¿por qué perderlos?” 

“ A veces, solo a veces, la realidad puede ser más bella que lo imaginado y entonces rompes el silencio sin necesidad de palabras…y echas de menos un abrazo, un beso…” 

“¿Dos corazones en la distancia afincados en un mundo irreal?” 

“Déjame construir lo que siento. Cada uno con su realidad aunque nadie haya dicho que exista solo una” 

“Te tengo a ti y tengo el poder de sentirte”

“Liberar emociones y dar rienda suelta al sentimiento”

Y es que seguimos, sigo teniendo solo palabras, esas que son pura magia en pleno misterio de la vida y el amor, esa y  solo esa  es la que sigue cubriendo cada noche mi cama de poesía.

 

Publicado en Uncategorized | 12 comentarios

Agua y fuego

bCKeF%QpS1OmFRt6+grvTA

El cielo parece derretirse y tal vez se desborde. Hace calor y cada latido de mi corazón parece estallar en fuegos de artificio propensos en cualquier momento a una explosión no controlada.

He escuchado esta noche tus silencios y aldabonazos en mi alma. Y sé también que has sabido interpretar correctamente mis palabras. Y has de perdonarme porque hay días en que yo quisiera ir en contra de mi propia vida, pero no puedo.

Hubo un momento en que tropezamos con la verdad y nos detuvimos. Y pudiendo pasar de largo no lo hicimos. Me pregunto también hoy por qué.

Ha sido una noche de una canícula rozando los límites de lo insoportable. No poder dormir, no poder pensar, la garganta seca y rota, los ojos con una telaraña brumosa y el corazón deshidratado.

Intento humedecer la tierra, el cuerpo y el espíritu, pero solo acierto a dejar mi mente volar hacia las estrellas y pensar, cuando el tiempo ya no sea nuestro, que en algún lugar hubimos de encontrarnos para que fuese nuestro corazón quien regase con su fuego, con su agua y con su palpitante latir todo nuestro desasosiego.

 

 

Publicado en Uncategorized | 20 comentarios